Alimentos de una dieta blanda

purés de fruta

Es muy común que los médicos recomienden llevar una dieta blanda para ayudar a los pacientes con problemas digestivos, como en casos de virus gástricos (gastroenteritis). El término correcto sería “dieta de protección gástrica”, ya que no se trata de hacer una dieta con alimentos completamente ”blanditos”, como los purés de fruta y verdura, sino que además estos sean de fácil digestión. Pero a veces, la dieta blanda es una dieta de líquidos, porque tiene que ver con problemas de masticación, por ejemplo.

Es muy importante tener siempre en cuenta que el único motivo para hacer una dieta blanda es por recomendación de la doctora. Como ya mencionamos, lo más habitual es que lo haga cuando el paciente presente una enfermedad intestinal, que le provoque trastornos como diarrea, náuseas o vómitos, así como en casos de operación quirúrgica, es decir, para someterse a ella o después de sufrir una. El objetivo es darle poco trabajo al estómago y también detener las deposiciones demasiado frecuentes. Otra causa muy común para que una persona lleve una dieta blanda es por problemas en los dientes y en las encías o por dificultades para tragar por una inflamación del esófago o de la garganta.

Una vez ya aclarados los motivos, a continuación, te presentamos cuáles son los tipos de dietas blandas y los alimentos que las componen.

DIETA BLANDA ASTRINGENTE

Estas dietas buscan frenar problemas como diarrea y los dolores de estómago por gastritis. Los alimentos permitidos en la dieta blanda astringente  son los siguientes:

  • Arroz blanco hervido
  • Sémola de trigo hervida
  • Papas hervidas o al vapor
  • Pan, mejor si es tostado
  • Verduras cocidas (zanahoria, calabaza o calabacín preferentemente)
  • Tortilla francesa
  • Pollo y pescado hervido, a la plancha o al horno
  • Manzana rallada y algo oscurecida
  • Puré de manzana y de pera
  • Gelatina

DIETA BLANDA NO ASTRINGENTE

Este tipo de dieta blanda busca resolver problemas de masticación o para tragar, en este caso, hablamos de una dieta para la disfagia, es decir, para las personas que tienen inflamado el esófago o la garganta y no pueden tragar. Los alimentos de la dieta blanda no astringente son:

  • Caldos de verdura, pollo, pescado (sin condimentar excepto con un poco de sal)
  • Cremas de verduras muy digestivas como zanahoria, calabaza, calabacín (evitar otras más ácidas como tomate, pimientos, etc.) bajas en sal y sin picante.
  • Puré de verduras con legumbre, pollo, pescado, con una textura poco espesa para que sean muy fáciles de tragar
  • Puré de manzana y de pera
  • Yogurt
Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]