Buenos motivos para beber vino

Vino español

Disfrutar de vinos españoles durante la comida o de un vino mexicano después de una dura jornada de trabajo no solo son recomendables para un momento de relajación y disfrute, sino que tienen amplios beneficios para el cuerpo. Hacer de su consumo un hábito regular y moderado puede convertirse en una de las mejores decisiones para cuidar la salud de tu cuerpo y disfrutar de los placeres de la vida.

Por ello, te tenemos un listado de los beneficios que aporta el consumo de vino, especialmente el tinto.

Fortalece tus huesos

Un artículo publicado por la revista Muy interesante, afirma que ha esta conclusión llegó un equipo de investigación de la Universidad de Tufts en Boston, luego de estudiar a 2400 mujeres. La composición mineral del vino permite que la existan menos probabilidades de perder masa ósea.

Previene enfermedades cardiovasculares

El consumo habitual de este líquido permiten que el riesgo a sufrir un ataque cardíaco disminuya, ya que su vitamina E ayuda a limpiar la sangre, evitar coágulos y protege los vasos sanguíneos.

También protege nuestro cerebro

Mejora nuestros procesos cognitivos, ya que su consumo moderado nos ayuda a prevenir demencias y enfermedades degenerativas. Además, disminuye inflamaciones, evita el endurecimientos de las arterias, evitando accidentes cerebrovasculares.

Antiedad

Una copa al día es la receta perfecta para retrasar el proceso de envejecimiento en la piel debido a sus propiedades, como sus vitaminas, minerales y antioxidantes. Actúa de manera interna y externa.

Adiós a la depresión

El vino permite la liberación de endorfinas, las cuales no solo pemite que te relajes y disfrutes de tu copa, sino que a la larga te ayudan a ser menos propensos a sufrir depresión, sin importar tu estilo de vida.

Contra el colesterol.

Aumenta los niveles de HDL, mejor conocido como colesterol bueno al par que disminuye las concentraciones de colesterol malo, mejoran la salud cardiovascular.

Aliado para la perdida de peso

Suena un poco descabellado, pero es cierto. El vino tinto tiene la propiedad de activar un gen que impide la formación de nuevas células de grasa en el organismo. Creando una barrera para evitar el aumento de peso, así como estimula que las que ya existen se vayan eliminando poco a poco del organismo. Obviamente esto se debe de acompañar de una dieta equilibrada y sin grasas.

Reduce el riesgo de cáncer.

Al tener entre sus propiedades la antioxidante, es capaz de bloquear el crecimiento de algunas células, como las responsables del cáncer de mama, de pulmón, de colón y de pecho.

Ataca las infecciones

El vino tiene la cualidad antibacteriana y astringente, la cual puede ayudar a eliminar bacterias o virus dentro de organismo de manera natural.

Existen más beneficios, muchos de ellos comprobados científicamente. Así que recuerda que un consumo moderado y constante es lo ideal para disfrutar de todo lo que tiene que dar este liquido.

La comida reconforta el estómago y el corazón

 

 

La enfermedad Parkinson afecta a alrededor de 6.2 millones de personas en el mundo. No se trata de un padecimiento mortal, pero sí afecta la calidad de vida de las personas que lo padecen, incluso la de sus familiares. Se trata del segundo padecimiento degenerativo mas frecuente en México, luego del Alzheimer.

Asimismo, el mantener una buena alimentación ayuda siempre en los problemas de salud, y es que quien no disfruta del deleite de comer su platillo favorito. Ante ello y para brindarle una comida más apetitosa al paciente se presentó la iniciativa El Placer de Comer con Parkinson, en estos proyectos gastronomicos participaron chefs, nutriólogos y neurólogos quienes desarrollaron el primer libro de recetas para pacientes.

En México, si bien no existen estadísticas de la prevalencia de la enfermedad, según la Guía de Práctica Clínica Diagnóstico y Tratamiento para Parkinson, publicada en 2010 por la Secretaría de Salud, se estima que hay más de 250 mil mexicanos que luchan día a día contra los múltiples síntomas de este padecimiento y se estima que para el año 2030 se podría duplicar el número.

“Muchas veces cuando hablamos de nutrición ante alguna enfermedad específica, sea Parkinson o cualquier otra, nos olvidamos de la parte placentera que es el comer, cuando pensamos en una dieta para un paciente lo primero que se nos viene a la mente, es la comida de hospital con tan mala reputación”, comenta el Dr. Rodrigo Lloréns Arenas Neurólogo con alta especialidad en enfermedad de Parkinson y Trastornos del Movimiento.

“El comer tiene dos misiones por demás importantes. Primero, proporcionarle al organismo todos los nutrientes que necesita para vivir y conservar la salud y la segunda, proporcionar el placer de comer”, se lee en el prólogo de la publicación, siendo conscientes de que los cinco sentidos trabajan para lograrlo en una forma precisa y ordenada; para que el organismo y el cerebro formen sensaciones de placer, ¿no sería afortunado que estos bienes los reciba una persona que está en tratamiento de una enfermedad?

El también miembro del Grupo Mexicano de Estudio de Movimientos Anormales y participante de esta publicación, platica que el proyecto comenzó con la reunión de un grupo grande de pacientes y sus familias para tratar de identificar cuáles eran las necesidades no cubiertas de los pacientes, más allá de los medicamentos, qué faltaba para sentirse bien, reintegrarse a su vida y el tema número uno fue nutrición.

 

Con información del portal del diario El Economista.com

 

Valle de Parras, semillero viníciola desconocido

En México, existen muchos destinos vinícolas algunos conocidos y otros no. Este es el caso de Valle de Parras en Coahuila. donde no solo alberga el viñedo más antiguo de América, sino que también es semillero de algunos de los nuevos enólogos más innovadores de la región.
Esta región no solo ha sido postergada de la historia y del radar de los importadores de vinos en mexico ni de los viñedos del país, muchos mexicanos ni siquiera saben de su existencia.
Un recorrido por Casa Madero es un viaje al pasado vitivinícola de México, teniendo en cuenta que el viñedo ha estado produciendo vino de manera consistente y exitosa durante 420 años y actualmente exporta a 27 países.
La hacienda fue establecida por algunos de los primeros colonizadores españoles en la zona, recibió en el siglo XVI una concesión real para producir vino. Como las uvas silvestres locales eran ácidas, los españoles trajeron una uva diferente de su país natal.
Tan importante es la producción de vino en esta parte de México que cada año en agosto, hay un festival para celebrar la vendimia. En una celebración casi tan antigua como la propia producción de vino, cientos de lugareños con vestimenta tradicional descienden de las montañas y bailan alrededor de una hoguera. Luego pisan las uvas para dar las gracias por la cosecha.
Inaugurada en 1998, la Bodega Rivero González es un viñedo moderno que produce vino y nueces (otra especialidad de la zona). Producen 10 vinos (en particular un blanco muy popular llamado, justamente, Blanco) empleando únicamente uvas de origen local, lo que lo convierte en un excelente lugar para probar un producto verdaderamente coahuilense.
Rivero González El viñedo advenedizo solo elabora diez vinos, que se combinan mejor con queso y fruta en gelatina, un manjar local. (Foto: Monica Ileana Silva Davila)
Después de un recorrido por la finca, puedes disfrutar de una degustación de vinos acompañados de quesos y ates. Si no tienes tiempo para ir a su viñedo, también puedes comprar un par de botellas y sus nueces confitadas en la tienda Rivero González en la ciudad de Parras.

 

¡Amante del vino, ahora ya tienes otro destino vinícola que visitar en México!

 

¡Sal este fin de semana! bares en CDMX

Ya es fin de semana y ahora que no hay eventos masivos de esos que te gustan, debes aprovechar ese tiempo fuera de la oficina para distraerte con tus amigos y echarte una copita o una rica cerveza, acompañado de unos infaltables snacks

Aquí te muestro algunos bares tranquilos y seguros pues todos cuentan con sistemas de proteccion contra incendio para tomar una buena cerveza y un buen bajón con toda comodidad:

Check point bar

Este lugar es para los amantes de los videojuegos, ideal para ir en compañía de tus amigos que gustan acompañar la emoción de cada partida con unos ricos snacks como un dip de pizza, hamburguesas, papas a la francesa hot dogs, una cerveza bien fría, así como algunos tragos de coctelería. Se ubica en Monterrey 227, Roma Norte, el único día que no abre es el lunes.

Salón Bach

El Salón Bach es el lugar ideal para la fiesta de los viernes y sábados, con dj’s invitados y presentaciones de grupos cada fin de semana. En la iluminación destacan los rojos y violetas que transportan a sus clientes a otro mundo. La música es de todo tipo, ideal para bailar toda la noche. Se ubica en Bolívar 17, Centro Histórico, sólo abren los jueves, viernes y sábados.

Salón Corona

Con sus más de siete sucursales en la Ciudad de México, aquí presentamos la de la calle Bolívar, ya que es conocido como el original. Se establece en un edificio que data del siglo XVIII, el cual está marcado como patrimonio cultural, donde además de snacks, podrás disfrutar de tacos y una rica y helada cerveza de barril ¡abren todos los días! Se ubica en Bolívar 24, Centro Histórico.

Bar Lepanto

Se basa en un concepto que hemos llamado “Buffet Botana” en el cual el cliente paga sus bebidas y Bar Lepanto le regala la comida, en este caso un delicioso y extenso Buffet con especialidades diferentes cada día de la semana. Se ubica en Avenida Oaxaca 24, Roma Norte, abren de lunes a sábado.

Can Can bar

Can Can bar es la nueva tendencia de vida nocturna al combinar juegos de mesa, snacks y la mixología original de la casa ideal para disfrutar con los amigos. Se ubica en la calle de Durango 175, Roma Norte, abren todos los días menos domingo.

 

Ahora ya tienes algunas magníficas opciones para salir a disfrutar de la vida y de la Ciudad de México, disfruta y recuerda que ¡todo con medida!

 

Receta para preparar Pancita de Res

La Pancita es un platillo típico mexicano delicioso compuesto por panza y pata de res, chiles rojos, algunos les ponen garbanzo y un sazón de maravilla. Algunas personas suelen comerla para aliviar los síntomas de la resaca, perfecto para después de estas fiestas, para ‘curársela’ tras una noche de copas o simplemente por el antojo un fin de semana por la mañana, así como un buen consomé de barbacoa.

¿Por qué no sorprendes este fin de semana a tu familia preparándoles una exquisita pancita? Ponte los uniformes de chef y ¡manos a la obra!:

Receta para preparar pancita

Tiempo de preparación aproximada: 4 horas.

Porciones: 12

Ingredientes

1 ½ kg de pancita de res.

½ pata de res

1 cebolla

1 jitomate

125 gramos de chile guajillo seco

1 chile pasilla

1 chile ancho

2 dientes de ajo

100 gramos de hojas de epazote fresco

1 pizca de sal

Preparación de la carne

Lava muy bien la pancita, tállala con las manos y agua tibia, al final enjuágala con agua caliente. Esta es una parte muy importante para quitarle todo el olor característico, puedes ponerle el jugo de un limón. Asegúrate de que sea pancita fresca, no te recomiendo la que venden en el súper, es mejor en algún mercado tradicional. La consistencia de la carne debe ser sólida, no babosa y con un olor tenue, si está demasiado ‘apestosa’, no la compres.

Asegúrate de llevar de todo para que tu pancita quede más rica: callo, libro, caracrizo, cuajo y pata cortada en pedazos pequeños.

Coloca la carne de la pancita en una olla grande con agua muy caliente, agrégale sal, sazonador Knorr, las hojas de epazote, 1 /4 de cebolla y un diente de ajo. Deja hirviendo por 15 minutos.  Baja la temperatura a fuego medio y deja que se cueza la carne unas dos horas con la olla media rapada. Tendrás que ir agregándole agua.

Consejo: También venden pancita precocida por si no tienes tanto tiempo y deseas ahorrarte la ‘lavada’. La ventaja es que te evitas ese proceso. La desventaja es que no tienes la seguridad de qué tan bien la lavaron y es que, la pancita es una parte de la res muy sucia que debe lavarse con cuidado.

 

 

Cada vino con su queso

Vinos españoles

No importa si es un vino español, mexicano o de california, si lo tomas mientras estás en una reunión amistosa, en una cena íntima o después de un ajetreado día de trabajo. Sin duda una copa de este suculento liquido puede ser lo necesario para disfrutar de un rato relajado y agradable.

Al igual que muchos otros alimentos, lo mejor para consumir un vino es sí los complementamos con otros alimentos. Quesos y aperitivos resultan ser la opción perfecta a la hora de realizar un maridaje.

Hay varias formas de combinar estos dos productos, ya sea tomando en cuenta la variedad de quesos o catalogando los vinos por su sabor y constitución. En ambos casos vamos a encontrar un amplio catálogo que nos ayudará a encontrar la combinación perfecta para cada uno de nosotros.

Aunque existen reglas, estas no son tan rigurosas como al consumir otros alimentos, así que podemos darnos el gusto de experimentar sin restricciones, eso sí, recuerda que al consumir cualquier queso debe ser en trozos  medianos y si gustas, acompañarlos con un poco de pan. Después de todo, en gustos no hay nada escrito.

En la revista Hola, Javier Gila recomienda que la combinación debe realizarse de acuerdo a la constitución del queso, mientras que otros expertos sugieren que lo mejor es tener en cuenta primero el sabor del vino. Una sugerencia que te hago es darte el tiempo para saber y determinar cuales productos has probado con anterioridad y cuales estás dispuesto a probar, ya que muchas veces la constitución o los sabores muy fuertes no son del agrado de todas las personas.

Una forma práctica para saber cómo se agrupan vinos y quesos es la siguiente:

Para vinos blancos, rosados o afrutados:  Lo mejor es buscar quesos suaves con un sabor ligeramente fuerte, ricotta, mozzarella,crema, de cabra y feta entran en la categoría.

Para vinos tintos ligeros: pueden acompañarse con quesos de pasta blanda y corteza enmohecida.

Para vinos secos o fuertes: Quesos azules suelen ser la mejor opción para este tipo de bebidas, por la experiencia que pueden otorgar al paladar.

Como te dije, esta es solo una guía y no hay nada escrito en piedra, si no estás seguro de que quesos y vinos sean la mejor combinación, existen tour de catas que te dan a conocer la infinidad de combinaciones que puedes hacer. Toma tu tiempo para descubrir tu sabor favorito y mientras estás en ello, disfruta de la variedad de sabores que descubras.

Se acerca el Día de las Madres ¡prepárale algo!

Se acerca otra vez el 10 de mayo, es final de quincena y es el mes de los cumpleaños de todos tus amigos. ¡Estás en apuros! Pero como en primer lugar tiene que estar tu progenitora, te recomiendo prepararle un platillo muy rico, fuera de lo común y lo más importante ¡no es caro!

El conejo al ajillo es una receta tradicional que seguramente se prepara en casa; pero hoy vengo con mi receta porque me hacía ilusión compartirla con ustedes. Es muy sencilla y a la par sabrosa, igual que ocurre con el pollo al ajillo. Seguro que, si te animas a prepararla, no será sólo en una ocasión.

Con aromas caseros y otoñales, esta receta de conejo al ajillo la va a cautivar, después de esto, estarás listo para ir directamente a MasterChef. Sólo una pequeña recomendación: cuando sirvas este plato a la mesa, no olvides el pan… ¡imprescindible! Quizá es lo que más me gusta de esta receta y al mismo tiempo, ¡lo que menos me gusta! ¿Por qué? Pues porque no hay quien se resista a mojar en la salsa y eso más tarde, trae remordimientos.

Este conejo al ajillo acompañado de unas patatas y zanahorias asadas, una ensalada, y de postre fruta, es una comida equilibrada, sana y de rechupete.

Así que ponte los uniformes de cocina porque vamos a conocer cómo hacer conejo al ajillo y los poquitos ingredientes que lleva.

RECETA DE CONEJO AL AJILLO

Ingredientes del conejo al ajillo

1/2 conejo

1 cabeza de ajos

1 vaso de vino blanco

1 guindilla (ají picante, sólo si no comen los niños)

1 cucharadita de tomillo

Aceite de oliva virgen extra

Sal

CÓMO PREPARAR CONEJO AL AJILLO EN 4 PASOS

Freímos el conejo con 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, a fuego suave. Una vez que el conejo tome un color doradito, estará listo. Reservamos.

En el mismo aceite, incorporamos la cabeza de ajos partida por la mitad, sofreímos a fuego suave con mucho mimo y sin prisas durante 15 minutos.

Incorporamos los trozos de conejo, sal, tomillo, guindilla sin semillas (sólo si no comen los niños) y sofreímos todo junto durante 10 minutos.

A continuación, incorporamos el vino blanco y dejamos cocinar a fuego suave hasta que la salsa espese (unos 30 minutos).

Servimos bien caliente el conejo acompañado de su salsa, patatas y zanahorias asadas…

 

El mejor bocadillo para tu reunión

¿Te gusta el jamón serrano? Es delicioso, pero te has preguntado ¿cómo se elabora? Aquí te va una breve descripción

 

El jamón serrano es un alimento obtenido a partir de la salazón y secado al aire de las patas traseras del cerdo. Este mismo producto recibe también el nombre de paleta o paletilla cuando se obtiene de las patas delanteras.

La parte más importante de todo el proceso, ya que la calidad de los jamones curados, serranos e ibéricos se basa en la mayor o menor actuación de la sal. La salazón de los jamones ayuda en la deshidratación y juega un papel importante en la conservación. Las piezas se cubren con sal marina con el fin de que ésta penetre homogéneamente en toda la masa muscular.

La sal suele ser más gorda en el caso del jamón ibérico, y más fina si se trata de jamón serrano. Los jamones se apilan en el suelo o en contenedores, alternando capa de sal – capa de jamón y así sucesivamente. La primera capa y la última son de sal. Como en la hilera que está abajo va a penetrar más la sal por la presión, a mitad del proceso se invierte la posición de las piezas.

Es el bocadillo, por excelencia y uno de los jamones más sabrosos, por ello, pónganse sus uniformes de chef que aquí va la receta de uno:

Bocadillo de jamón serrano, pimiento verde y queso manchego

Esta receta de bocadillo de jamón serrano con pimiento verde y queso manchego os la proponemos para que la hagáis para cenar uno de esos días que no le apetece a uno cocinar. Con esta receta rápida y sencilla os haréis una cena rica y sencilla en un periquete y con ingredientes de andar por casa que podéis encontrar todos los días del año en nuestra tienda.

Ingredientes

Pan de chapata

Tomate rama

Aceite de oliva

Sal común

0,5 g Azúcar

0,5 g Pimiento verde italiano frito

60 g Jamón serrano

30 g Queso loncha manchego semicurado

Preparación:

Pelamos y rallamos tomate rama, le agregamos un chorreón de aceite de oliva, una pizca de sal, una pizca de azúcar para matar la acidez del tomate y mezclamos muy bien.

Cortamos por la mitad el pimiento verde italiano, lo despepitamos y lo freímos en aceite de oliva. Reservamos.

Partimos el pan de chapata por la mitad y untamos con la mezcla de tomate, tanto base como tapa.

En la base colocamos el pimiento verde frito, encima lonchas de jamón de serrano y por último la loncha de queso manchego.

Tapamos, y lo pasamos en una sartén a la plancha por los dos lados un par de minutos para que el pan quede crujiente y el queso funda un poco.

Servimos en plato con servilleta de papel para que el bocadillo no resbale.

 

Los dulces mexicanos favoritos

México tiene gran variedad de dulces, que además de ser ricos y sabrosos son saludables, puesto que están hechos de alimentos que nos hacen bien a nuestro cuerpo, como el amaranto y el coco. En realidad, el país tiene una gran variedad de barras de postres para disfrutar después de la comida.
Estos son los dulces mexicanos favoritos:
Alegrías: Son hechas con semillas de amaranto y miel o piloncillo, este dulce es riquísimo, en ocasiones se acompaña con nueces, pasitas o cacahuates, también es endulzado con chocolate, lo que lo convierte en un postre nutritivo.
Ate moreliano: Originario de la época colonial, este dulce puede ser preparado con casi cualquier fruta, aunque los más comunes son de membrillo, guayaba, limón y fresa. Si se combina con un poco de queso, el resultado es espectacular.
Borrachitos: Son pequeños dulces de harina espolvoreados de azúcar, su relleno es un tanto cremoso, pero lo que los hace especiales es que tienen un toque de licor, del cual toman su nombre. Los sabores varían ente fresa, piña, y limón.
Cocadas: Aunque también se preparan en otros países, la receta mexicana tiene un toque espectacular, se hace con coco rallado, azúcar, leche, canela y yemas de huevo, muchos las prefieren bien doraditas.
Dulces cristalizados: Se trata de fruta que es sumergida varias veces en azúcar o piloncillo hirviendo hasta que quedan como joyas, así se pueden disfrutar piña, nopal, chile manzano, chayote, limón, zanahoria y muchas frutas y verduras más.
Limones rellenos de coco: Para su preparación, el coco se raya y se cocina a fuego lento con leche y azúcar, mientras que las cáscaras de limón se hierven con azúcar hasta formar un dulce cristalizado. Dentro de las cáscaras de limón se deposita el coco, simplemente delicioso.
Macarrones y mostachones: Los macarrones son elaborados con dulce de leche y tienen una forma alargada, mientras que los mostachones son redondos y están adornados con una nuez, esta combinación de sabores lo hace único y delicioso.
Obleas: Este dulce se puede comer en paquetitos con varias hojas, o en forma de pepitoria, que se acompaña con miel y pepitas, una delicia.
Palanquetas: Su forma varía entre barras rectangulares y formas circulares, es preparada con cacahuate cortado en trozos, azúcar, agua y mantequilla. Son una gran fuente de energía.
Tamarindo: Se trata de un ingrediente muy versátil, ya que se puede preparar de distintas maneras, dulce o picante, dentro de su bolsita o en cazuelitas es fácil de disfrutar
Y a ti ¿cuáles te gustan? pueden ser el postre perfecto para los niños.

¿Sabes hacer mole?

 
El mole por excelencia es uno de los platillos más representativos de la comida tradicional mexicana. Además, el favorito de las celebraciones familiares tales como cumpleaños, santos, bautizos, tres años, incluso bodas. En fin, cualquier pretexto es bueno.
Eso sí, el mole nunca va solo, se le acompaña con un exquisito arroz rojo y algunos estilan también servirlo con frijolitos refritos. Existe una gran cantidad de moles, algunos de los más comunes son el verde, almendrado, negro y rojo; asimismo, los estados que se caracterizan por elaborarlo son Hidalgo, Oaxaca, Tlaxcala, Michoacán y Puebla.
Así que, busca la venta de uniformes de cocina al estilo Master Chef más cercana y manos a la obra que aquí te va la receta:
Ingredientes para el caldo de pollo
1 Pollo cortado en piezas.
Cilantro.
1 cebolla.
Clavos de olor.
1 ajo.
1 cucharada de consomé de pollo en polvo
1 cucharada de sal.
Ingredientes para el mole
2 chiles anchos.
La mitad de una cebolla mediana.
1 Jitomate chico partido en cuatro partes.
La mitad de un bolillo mediano.
1 rajita de canela.
Pimienta: 3 bolitas.
Pimentón: 2 bolitas.
4 clavos.
4 almendras.
6 cacahuates.
La mitad de un plátano de tamaño mediano.
Un puñito de pasas.
2 cucharadas de ajonjolí.
La cuarta parte de un chocolate en barra.
Aceite.
Preparación del caldo de pollo
Coloca las piezas de pollo en una olla y cúbrelas con agua, agrégale unas ramitas de cilantro, encaja los clavos en la cebolla y colócala en la olla además del ajo. Agrega el consomé y la sal. Deja cocinar entre 30 a 40 minutos o hasta que la carne de pollo se pueda desprender fácilmente.
Preparación del mole
Una vez que ya esté cocido el pollo, aparta 2 tazas de caldo en donde se cosió.
Abre los chiles, quítale las venas y semillas. Ponlos a dorar en un poco de aceite caliente, escúrrelos y colócalos en el caldo que apartaste.
Enseguida fríe en el mismo aceite el trozo de bolillo, lo escurres y lo colocas juntos con los chiles.
Harás este procedimiento, pero con la canela, los clavos, la pimienta, el pimentón, el plátano, los cacahuates, las almendras, las pasas, el ajonjolí, la cebolla y el jitomate, todo por separado.
En el caldo donde tienes todas las especias y demás ingredientes colocar el trozo del chocolate.
Cuando el chocolate este suave, se muele todo en la licuadora y se guisa en una cacerola honda con un poco de aceite, debes mover constantemente para evitar que se pegue.
Revisa la espesura del mole, si está muy espeso agrégale un poco más de caldo, checa como esta de sal y si es necesario agrega al gusto.
Deja hervir por 5 minutos.
Para servir coloca una pieza de pollo, vierte encima el mole hasta cubrirla y finalmente espolvorea ajonjolí.