Receta para preparar Pancita de Res

La Pancita es un platillo típico mexicano delicioso compuesto por panza y pata de res, chiles rojos, algunos les ponen garbanzo y un sazón de maravilla. Algunas personas suelen comerla para aliviar los síntomas de la resaca, perfecto para después de estas fiestas, para ‘curársela’ tras una noche de copas o simplemente por el antojo un fin de semana por la mañana, así como un buen consomé de barbacoa.

¿Por qué no sorprendes este fin de semana a tu familia preparándoles una exquisita pancita? Ponte los uniformes de chef y ¡manos a la obra!:

Receta para preparar pancita

Tiempo de preparación aproximada: 4 horas.

Porciones: 12

Ingredientes

1 ½ kg de pancita de res.

½ pata de res

1 cebolla

1 jitomate

125 gramos de chile guajillo seco

1 chile pasilla

1 chile ancho

2 dientes de ajo

100 gramos de hojas de epazote fresco

1 pizca de sal

Preparación de la carne

Lava muy bien la pancita, tállala con las manos y agua tibia, al final enjuágala con agua caliente. Esta es una parte muy importante para quitarle todo el olor característico, puedes ponerle el jugo de un limón. Asegúrate de que sea pancita fresca, no te recomiendo la que venden en el súper, es mejor en algún mercado tradicional. La consistencia de la carne debe ser sólida, no babosa y con un olor tenue, si está demasiado ‘apestosa’, no la compres.

Asegúrate de llevar de todo para que tu pancita quede más rica: callo, libro, caracrizo, cuajo y pata cortada en pedazos pequeños.

Coloca la carne de la pancita en una olla grande con agua muy caliente, agrégale sal, sazonador Knorr, las hojas de epazote, 1 /4 de cebolla y un diente de ajo. Deja hirviendo por 15 minutos.  Baja la temperatura a fuego medio y deja que se cueza la carne unas dos horas con la olla media rapada. Tendrás que ir agregándole agua.

Consejo: También venden pancita precocida por si no tienes tanto tiempo y deseas ahorrarte la ‘lavada’. La ventaja es que te evitas ese proceso. La desventaja es que no tienes la seguridad de qué tan bien la lavaron y es que, la pancita es una parte de la res muy sucia que debe lavarse con cuidado.

 

 

Cada vino con su queso

Vinos españoles

No importa si es un vino español, mexicano o de california, si lo tomas mientras estás en una reunión amistosa, en una cena íntima o después de un ajetreado día de trabajo. Sin duda una copa de este suculento liquido puede ser lo necesario para disfrutar de un rato relajado y agradable.

Al igual que muchos otros alimentos, lo mejor para consumir un vino es sí los complementamos con otros alimentos. Quesos y aperitivos resultan ser la opción perfecta a la hora de realizar un maridaje.

Hay varias formas de combinar estos dos productos, ya sea tomando en cuenta la variedad de quesos o catalogando los vinos por su sabor y constitución. En ambos casos vamos a encontrar un amplio catálogo que nos ayudará a encontrar la combinación perfecta para cada uno de nosotros.

Aunque existen reglas, estas no son tan rigurosas como al consumir otros alimentos, así que podemos darnos el gusto de experimentar sin restricciones, eso sí, recuerda que al consumir cualquier queso debe ser en trozos  medianos y si gustas, acompañarlos con un poco de pan. Después de todo, en gustos no hay nada escrito.

En la revista Hola, Javier Gila recomienda que la combinación debe realizarse de acuerdo a la constitución del queso, mientras que otros expertos sugieren que lo mejor es tener en cuenta primero el sabor del vino. Una sugerencia que te hago es darte el tiempo para saber y determinar cuales productos has probado con anterioridad y cuales estás dispuesto a probar, ya que muchas veces la constitución o los sabores muy fuertes no son del agrado de todas las personas.

Una forma práctica para saber cómo se agrupan vinos y quesos es la siguiente:

Para vinos blancos, rosados o afrutados:  Lo mejor es buscar quesos suaves con un sabor ligeramente fuerte, ricotta, mozzarella,crema, de cabra y feta entran en la categoría.

Para vinos tintos ligeros: pueden acompañarse con quesos de pasta blanda y corteza enmohecida.

Para vinos secos o fuertes: Quesos azules suelen ser la mejor opción para este tipo de bebidas, por la experiencia que pueden otorgar al paladar.

Como te dije, esta es solo una guía y no hay nada escrito en piedra, si no estás seguro de que quesos y vinos sean la mejor combinación, existen tour de catas que te dan a conocer la infinidad de combinaciones que puedes hacer. Toma tu tiempo para descubrir tu sabor favorito y mientras estás en ello, disfruta de la variedad de sabores que descubras.

Se acerca el Día de las Madres ¡prepárale algo!

Se acerca otra vez el 10 de mayo, es final de quincena y es el mes de los cumpleaños de todos tus amigos. ¡Estás en apuros! Pero como en primer lugar tiene que estar tu progenitora, te recomiendo prepararle un platillo muy rico, fuera de lo común y lo más importante ¡no es caro!

El conejo al ajillo es una receta tradicional que seguramente se prepara en casa; pero hoy vengo con mi receta porque me hacía ilusión compartirla con ustedes. Es muy sencilla y a la par sabrosa, igual que ocurre con el pollo al ajillo. Seguro que, si te animas a prepararla, no será sólo en una ocasión.

Con aromas caseros y otoñales, esta receta de conejo al ajillo la va a cautivar, después de esto, estarás listo para ir directamente a MasterChef. Sólo una pequeña recomendación: cuando sirvas este plato a la mesa, no olvides el pan… ¡imprescindible! Quizá es lo que más me gusta de esta receta y al mismo tiempo, ¡lo que menos me gusta! ¿Por qué? Pues porque no hay quien se resista a mojar en la salsa y eso más tarde, trae remordimientos.

Este conejo al ajillo acompañado de unas patatas y zanahorias asadas, una ensalada, y de postre fruta, es una comida equilibrada, sana y de rechupete.

Así que ponte los uniformes de cocina porque vamos a conocer cómo hacer conejo al ajillo y los poquitos ingredientes que lleva.

RECETA DE CONEJO AL AJILLO

Ingredientes del conejo al ajillo

1/2 conejo

1 cabeza de ajos

1 vaso de vino blanco

1 guindilla (ají picante, sólo si no comen los niños)

1 cucharadita de tomillo

Aceite de oliva virgen extra

Sal

CÓMO PREPARAR CONEJO AL AJILLO EN 4 PASOS

Freímos el conejo con 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, a fuego suave. Una vez que el conejo tome un color doradito, estará listo. Reservamos.

En el mismo aceite, incorporamos la cabeza de ajos partida por la mitad, sofreímos a fuego suave con mucho mimo y sin prisas durante 15 minutos.

Incorporamos los trozos de conejo, sal, tomillo, guindilla sin semillas (sólo si no comen los niños) y sofreímos todo junto durante 10 minutos.

A continuación, incorporamos el vino blanco y dejamos cocinar a fuego suave hasta que la salsa espese (unos 30 minutos).

Servimos bien caliente el conejo acompañado de su salsa, patatas y zanahorias asadas…

 

El mejor bocadillo para tu reunión

¿Te gusta el jamón serrano? Es delicioso, pero te has preguntado ¿cómo se elabora? Aquí te va una breve descripción

 

El jamón serrano es un alimento obtenido a partir de la salazón y secado al aire de las patas traseras del cerdo. Este mismo producto recibe también el nombre de paleta o paletilla cuando se obtiene de las patas delanteras.

La parte más importante de todo el proceso, ya que la calidad de los jamones curados, serranos e ibéricos se basa en la mayor o menor actuación de la sal. La salazón de los jamones ayuda en la deshidratación y juega un papel importante en la conservación. Las piezas se cubren con sal marina con el fin de que ésta penetre homogéneamente en toda la masa muscular.

La sal suele ser más gorda en el caso del jamón ibérico, y más fina si se trata de jamón serrano. Los jamones se apilan en el suelo o en contenedores, alternando capa de sal – capa de jamón y así sucesivamente. La primera capa y la última son de sal. Como en la hilera que está abajo va a penetrar más la sal por la presión, a mitad del proceso se invierte la posición de las piezas.

Es el bocadillo, por excelencia y uno de los jamones más sabrosos, por ello, pónganse sus uniformes de chef que aquí va la receta de uno:

Bocadillo de jamón serrano, pimiento verde y queso manchego

Esta receta de bocadillo de jamón serrano con pimiento verde y queso manchego os la proponemos para que la hagáis para cenar uno de esos días que no le apetece a uno cocinar. Con esta receta rápida y sencilla os haréis una cena rica y sencilla en un periquete y con ingredientes de andar por casa que podéis encontrar todos los días del año en nuestra tienda.

Ingredientes

Pan de chapata

Tomate rama

Aceite de oliva

Sal común

0,5 g Azúcar

0,5 g Pimiento verde italiano frito

60 g Jamón serrano

30 g Queso loncha manchego semicurado

Preparación:

Pelamos y rallamos tomate rama, le agregamos un chorreón de aceite de oliva, una pizca de sal, una pizca de azúcar para matar la acidez del tomate y mezclamos muy bien.

Cortamos por la mitad el pimiento verde italiano, lo despepitamos y lo freímos en aceite de oliva. Reservamos.

Partimos el pan de chapata por la mitad y untamos con la mezcla de tomate, tanto base como tapa.

En la base colocamos el pimiento verde frito, encima lonchas de jamón de serrano y por último la loncha de queso manchego.

Tapamos, y lo pasamos en una sartén a la plancha por los dos lados un par de minutos para que el pan quede crujiente y el queso funda un poco.

Servimos en plato con servilleta de papel para que el bocadillo no resbale.

 

Los dulces mexicanos favoritos

México tiene gran variedad de dulces, que además de ser ricos y sabrosos son saludables, puesto que están hechos de alimentos que nos hacen bien a nuestro cuerpo, como el amaranto y el coco. En realidad, el país tiene una gran variedad de barras de postres para disfrutar después de la comida.
Estos son los dulces mexicanos favoritos:
Alegrías: Son hechas con semillas de amaranto y miel o piloncillo, este dulce es riquísimo, en ocasiones se acompaña con nueces, pasitas o cacahuates, también es endulzado con chocolate, lo que lo convierte en un postre nutritivo.
Ate moreliano: Originario de la época colonial, este dulce puede ser preparado con casi cualquier fruta, aunque los más comunes son de membrillo, guayaba, limón y fresa. Si se combina con un poco de queso, el resultado es espectacular.
Borrachitos: Son pequeños dulces de harina espolvoreados de azúcar, su relleno es un tanto cremoso, pero lo que los hace especiales es que tienen un toque de licor, del cual toman su nombre. Los sabores varían ente fresa, piña, y limón.
Cocadas: Aunque también se preparan en otros países, la receta mexicana tiene un toque espectacular, se hace con coco rallado, azúcar, leche, canela y yemas de huevo, muchos las prefieren bien doraditas.
Dulces cristalizados: Se trata de fruta que es sumergida varias veces en azúcar o piloncillo hirviendo hasta que quedan como joyas, así se pueden disfrutar piña, nopal, chile manzano, chayote, limón, zanahoria y muchas frutas y verduras más.
Limones rellenos de coco: Para su preparación, el coco se raya y se cocina a fuego lento con leche y azúcar, mientras que las cáscaras de limón se hierven con azúcar hasta formar un dulce cristalizado. Dentro de las cáscaras de limón se deposita el coco, simplemente delicioso.
Macarrones y mostachones: Los macarrones son elaborados con dulce de leche y tienen una forma alargada, mientras que los mostachones son redondos y están adornados con una nuez, esta combinación de sabores lo hace único y delicioso.
Obleas: Este dulce se puede comer en paquetitos con varias hojas, o en forma de pepitoria, que se acompaña con miel y pepitas, una delicia.
Palanquetas: Su forma varía entre barras rectangulares y formas circulares, es preparada con cacahuate cortado en trozos, azúcar, agua y mantequilla. Son una gran fuente de energía.
Tamarindo: Se trata de un ingrediente muy versátil, ya que se puede preparar de distintas maneras, dulce o picante, dentro de su bolsita o en cazuelitas es fácil de disfrutar
Y a ti ¿cuáles te gustan? pueden ser el postre perfecto para los niños.

¿Sabes hacer mole?

 
El mole por excelencia es uno de los platillos más representativos de la comida tradicional mexicana. Además, el favorito de las celebraciones familiares tales como cumpleaños, santos, bautizos, tres años, incluso bodas. En fin, cualquier pretexto es bueno.
Eso sí, el mole nunca va solo, se le acompaña con un exquisito arroz rojo y algunos estilan también servirlo con frijolitos refritos. Existe una gran cantidad de moles, algunos de los más comunes son el verde, almendrado, negro y rojo; asimismo, los estados que se caracterizan por elaborarlo son Hidalgo, Oaxaca, Tlaxcala, Michoacán y Puebla.
Así que, busca la venta de uniformes de cocina al estilo Master Chef más cercana y manos a la obra que aquí te va la receta:
Ingredientes para el caldo de pollo
1 Pollo cortado en piezas.
Cilantro.
1 cebolla.
Clavos de olor.
1 ajo.
1 cucharada de consomé de pollo en polvo
1 cucharada de sal.
Ingredientes para el mole
2 chiles anchos.
La mitad de una cebolla mediana.
1 Jitomate chico partido en cuatro partes.
La mitad de un bolillo mediano.
1 rajita de canela.
Pimienta: 3 bolitas.
Pimentón: 2 bolitas.
4 clavos.
4 almendras.
6 cacahuates.
La mitad de un plátano de tamaño mediano.
Un puñito de pasas.
2 cucharadas de ajonjolí.
La cuarta parte de un chocolate en barra.
Aceite.
Preparación del caldo de pollo
Coloca las piezas de pollo en una olla y cúbrelas con agua, agrégale unas ramitas de cilantro, encaja los clavos en la cebolla y colócala en la olla además del ajo. Agrega el consomé y la sal. Deja cocinar entre 30 a 40 minutos o hasta que la carne de pollo se pueda desprender fácilmente.
Preparación del mole
Una vez que ya esté cocido el pollo, aparta 2 tazas de caldo en donde se cosió.
Abre los chiles, quítale las venas y semillas. Ponlos a dorar en un poco de aceite caliente, escúrrelos y colócalos en el caldo que apartaste.
Enseguida fríe en el mismo aceite el trozo de bolillo, lo escurres y lo colocas juntos con los chiles.
Harás este procedimiento, pero con la canela, los clavos, la pimienta, el pimentón, el plátano, los cacahuates, las almendras, las pasas, el ajonjolí, la cebolla y el jitomate, todo por separado.
En el caldo donde tienes todas las especias y demás ingredientes colocar el trozo del chocolate.
Cuando el chocolate este suave, se muele todo en la licuadora y se guisa en una cacerola honda con un poco de aceite, debes mover constantemente para evitar que se pegue.
Revisa la espesura del mole, si está muy espeso agrégale un poco más de caldo, checa como esta de sal y si es necesario agrega al gusto.
Deja hervir por 5 minutos.
Para servir coloca una pieza de pollo, vierte encima el mole hasta cubrirla y finalmente espolvorea ajonjolí.
 

Postres saludables para eliminar la ansiedad por algo dulce

Si eres de los que les encantan lo dulce y después de comer algo salado necesitan algo dulce para sentirse satisfechos de antojos, esta nota te interesa, ya que te voy a decir que alimentos dulces puedes comer las cuales son saludables, y así evitar comer barras de dulces altas en azúcar y grasas.

Fresas con chocolate:

Existen tipos de chocolates amargos que se pueden derretir para hacer una deliciosa fondue. Además de fresas pueden optar por otras frutas tales como la manzana, según tus gustos. También puedes dejarlas en el congelador para obtener una especie de helado. En el caso de que optes por los plátanos, son una gran fuente de vitaminas B y C, fibra y potasio y lo mejor es que saciarás tu hambre o tu ansiedad.

Yoghurt con granola:

Mezcla yogur griego natural o de vainilla con unas cucharadas de granola o galletas desmenuzadas. Otras opciones interesantes y de buen sabor son los frutos secos (almendras, nueces, etc) o trozos de fruta fresca.

Frutas:

No hay nada mejor que una buena ración de frutas frescas para combatir la ansiedad. Realiza un coctel con todo lo que encuentres en tu frutero, puedes incluir jugo de naranja y un toque de miel.

Chocolate negro o amargo:

Este tipo de chocolate no contiene nada de leche o azúcar. Igualmente, consúmelo con moderación para poder reducir el cortisol, la hormona del estrés, también ayuda a concentrarte antes de estudiar.

El chocolate también es rico en triptófano, un aminoácido que nos ayuda a conseguir una estabilidad de nuestro sistema nervioso, controlando la ansiedad.

Helados naturales:

Se hacen fácilmente y son deliciosos. Para endulzar utiliza miel, lo puedes hacer  con un jugo de frutas o en licuado y llévalo al congelador por dos a tres horas.

Dulce de membrillo con queso: Es una alternativa más que sana, porque además de ser agridulce y una mezcla que contrasta, podrás disfrutar de los beneficios de ambos ingredientes. Y es más que simple de preparar, sólo tienes que cortar rodajas y comer una de cada uno al mismo tiempo.

Manzana al horno:

Es muy simple de hacer, ideal para las noches de frío. También se puede hacer con peras. Coloca en una placa con un poco de agua y lleva al horno. Puedes ahuecar la fruta y hacer un almíbar con azúcar mascabado y agua.

Como te puedes dar cuenta estos postres son saludables y fáciles de elaborar no se necesita mucha ciencia para comer algo dulce y saludable.

Snacks saludables para comer entre horas

Muchas veces nuestra hambre es tanta que queremos comer antes de la hora recomendada, por esto los especialistas recomiendan que comamos pequeñas colaciones para así calmar nuestra hambre en lo que llega la hora de la comida, es por esto que aquí te dejamos una barra de snacks o mejor dicho una variedad de snacks perfectas para comer antes del plato fuerte.

Si lo que quieres es controlar tu apetito y tu peso, lo que debes de hacer es comer los siguientes snacks:

Yogur desnatado con cereales: Aquí tienes unas 150 Kcal, calcio, proteínas que sacian y fibra que te ayuda a calmar tu apetito.

Macedonia de frutas: Sólo unas 120 Kcal que te suman fibra, algo dulce que calma tu ansiedad y, además, antioxidantes y buenos nutrientes que te ayudan a verte mejor.

Almendras: Si quieres un snack de 100 Kcal a base de frutos secos, con sólo 15 almendras obtendrás esta poca cantidad de calorías, mucha fibra, vitamina E, calcio, selenio y proteínas vegetales, así como grasas buenas que nutren tu piel y cabello.

Tostada de pan integral con queso: Aquí tienes unas 170 Kcal con fibra, magnesio, potasio, calcio y proteínas que sacian.

Licuado de plátano y leche con edulcorante: Con medio plátano y 100 cc de leche tendrás una taza de licuado de plátano y leche que sacia, esto te ayuda a hidratarte y calma tu ansiedad de forma saludable.

5 pedazos de fruta: Tendrás mucha fibra y todos los nutrientes de la fruta deshidratada con sólo 160 Kcal.

Un pequeño pan con jamón serrano y queso: Son unas 190 Kcal que sacian grandemente y que ofrecen proteínas, calcio, potasio y mucho sabor al paladar

30 gramos de pipas de girasol: Son unas 180 Kcal con buenos minerales y vitaminas, así como antioxidantes. Las pipas de girasol, no fritas sino tostadas, son un excelente snack saludable.

Una rebanada de pan con requesón y dulce de fruta: Son unas 190 Kcal dulces pero muy saludables que te ayudan a calmar tu apetito comiendo entre horas.

Brochetas de fruta: Son unas 100 Kcal que te ofrecen vitaminas, mucha fibra y antioxidantes.

Tostada con queso de crema bajas calorías y 1 aceituna picada: Para un snack saludable salado con sólo 160 Kcal esta es una excelente opción para comer entre horas.

Con estos snacks ten por seguro que lograrás controlar tu hambre sin subir de peso.

Diferentes formas de hacer papas fritas

Las papas fritas, son uno de los platillos preferidos de la mayoría de las personas, por lo general se acompañan con alimentos como hamburguesas y hot dogs, existen diferentes variedades para hacer papas fritas, tanto que hasta pueden ser snacks eventos, o mejor dicho pueden ser un buen snack para eventos o fiestas.

Las diferentes formas de hacer papas fritas son:

Poutine: Se trata de un platillo franco-canadiense, en el que se combinan las papas fritas con queso derretido, gravy o salsa de carne.

Chedar y tocineta: Sobre las papas fritas se debe de vaciar queso chedar rallado, pedacitos de tocino fritos y crujientes.

Rústicas: Al pelar las papas, deja un poco de cascara (limpia) y corta en tiras más gruesas que de costumbre, después sazona con sal marina.

Crema agria y cebolla: Debes de cortar las papas en tiras gruesas, después úntales cebolla, ajo en polvo y aceite de olivo. Hornea a 180 °C hasta que doren, posteriormente sirve acompañado con crema agria y eneldo.

Papas fritas dulces: Para este platillo debes cortar las papas en tiras finas, hacerlas pasar por una mezcla a partes iguales de harina de trigo y azúcar, al sacar del sartén espolvorea con canela y listo.

Papas fritas rojas: Sólo espolvorea paprika y peperoncini sobre las papas recién hechas, también puedes agregar chiles picantes.

Papas fritas trufadas: Para esta receta debes de picar tiras finas de papa, coloca una bandeja y esparce sobre ellas aceite de olivia trufado, ajo picado y sal marina.

Palitos fritos: Es importante que para este platillo piques las papas en tiras demasiado finas, después fríe en abundante aceite, ponlas en tandas pequeñas para así evitar que se peguen y sirve de inmediato.

Papas fritas con chocolate: Aunque suene raro, a muchos les gusta esta combinación de sabores, solo prepara papas fritas bajas en sal y cubre las puntas con chocolate negro.

Este tipo de papas fritas, son perfectas para acompañar las comidas, recuerda no consumir porciones grandes ya que como su nombre lo dice, son fritas y esto puede afectar nuestra salud.

Como México no hay dos

 

Hay que aceptar que una de las grandes delicias que tenemos como herencia los mexicanos es la comida. ¿Qué extranjero no ha querido probarla por lo menos una vez? o ¿no te ha pasado que después de algunas semanas lejos, comienzas a añorar esos taquitos de pastor y de carnitas?

Aunque luego los foráneos se arrepientan, si es que los alimentos contienen algún tipo de picante. Lo mejor es que, también tenemos los mejores dulces tradicionales del planeta, no por nada son incluidos en las barras para eventos y en las mejores celebraciones.

Por eso, aquí te presento los cinco mejores dulces tradicionales de México, los cuales, generalmente, se podrán encontrar en los pueblos “tradicionales” como Xochimilco, aquí en la capital:

Alegrías: Hechas con semillas de amaranto y miel o piloncillo, este dulce es riquísimo, en ocasiones se acompaña con nueces, pasitas o cacahuates, también es endulzado con chocolate, lo que lo convierte en un postre nutritivo. Casi siempre se come en barras.

Ate moreliano: Originario de la época colonial, este dulce puede ser preparado con casi cualquier fruta, aunque los más comunes son de membrillo, guayaba, limón y fresa. Si se combina con un poco de queso, el resultado es espectacular.

Borrachitos: No, no de los que toman cerveza Corona. Son pequeños dulces de harina espolvoreados de azúcar, su relleno es un tanto cremoso, pero lo que los hace especiales es que tienen un toque de licor, del cual toman su nombre. Los sabores varían ente fresa, piña, y limón.

Cocadas: Aunque también se preparan en otros países, la receta mexicana tiene un toque espectacular, se hace con coco rallado, azúcar, leche, canela y yemas de huevo. Las mejores son aquellas que quedan bien doraditas.

Dulces cristalizados: Se trata de fruta que es sumergida varias veces en azúcar o piloncillo hirviendo hasta que quedan como joyas, así se pueden disfrutar piña, nopal, chile manzano, chayote, limón, zanahoria y muchas frutas y verduras más.

Ahora imagínalos en tu fiesta de XV años, boda o el bautizo de tu bebé. ¿Una delicia no? pues es completamente posible, contratando los servicios de Hoja de Menta.