El aroma del un café que esta creciendo

Si pones en tu buscador de Internet “busco franquicias” seguramente uno de los primeros resultados que encuentran es la página de la empresa mexicana Café Punta de cielo, que en poco más de 10 años ha logrado crecer y consolidarse como una marca de prestigio en nuestro país. Pero como toda gran empresa, tuvo unos primeros pasos, una historia que merece conocerse.

Desde 1998, Pablo González Cid, comenzó a colocar su café en la cadena de hoteles Grupo Posadas, pero su idea de negocio empezó desde que era más joven. A los 19 años, tras un comentario que hizo una antigua novia, Pablo comenzó a hacer experimentos para envasar el café recién tostado y que pudiera conservar a la perfección su sabor y aroma tan característico sin importar que no fuera recién molido.

Su sueño de emprendimiento, como muchos otros, estuvo llenos de tropiezos, pero gracias a su motivación y empeño personal, siguió adelante, aprendiendo de cada error y buscando siempre mejorar, teniendo en mente ofrecer un producto diferente y atractivo, que pudiera satisfacer a los amantes del buen café. Su empeño en seguir con su idea lo llevo a dejar truncos sus estudios universitarios en la licenciatura de administración de empresas y abandonar su trabajo en una casa de bolsa para dedicarse por completo al desarrollo de su idea y la consagración de la empresa.

En su momento, no había incubadoras de empresas, ni apoyo para el crecimiento de la pequeña empresa, pero sabía que quería ser dueño de su propio tiempo y no dar su tiempo a alguien más.  Su verdadero sueño empezó gracias a través de un negocio de sus padres, quienes invirtieron en una franquicia de café llamada Gloria Jeans. Llegaron a tener un total de 7 sucursales a su cargo y con ello, Pablo vio el potencial de la industria en México. Así, se dispuso a visitar fincas cafetaleras en el país, además de Brasil, Costa Rica y se dedicó a tomar Estados Unidos y Europa para saber más sobre este sublime arte.

Así, desarrollo pods, capsulas de papel filtro con la cantidad exacta de café para hacer un expresso, además de café enlatado que conservaba el aroma de los granos recién tostados Con esto y un libro publicado especializado en el café, decidió que era un momento adecuado para abrir tiendas con un concepto del café mexicano diferente. Así nació Punta del cielo.

Actualmente, la empresa tiene más de 200 sucursales en toda la república mexicana y cuenta con dos en el extranjero: Una en Madrid, España y otra en Hong Kong, China.

Un café con historia y sabor veracruzano

Una de las franquicias en México que más ha crecido en los últimos años ha sido “La parroquia de Veracruz”, un café que no solo es popular por su historia, sino que ahora se ha diversificado y consolidado como una de las empresas mexicanas más sobresalientes de nuestro país.

¿Cómo inició?

Un local ubicado en el puerto de Veracruz, este establecimiento se distingue no solo por tener más de 40 años de vida o porque por él han circulado distinguidos personajes de la política, la farándula e incluso de la realeza, sino por la tradición que ha resguardado. Este local es famoso por su historia y la curiosidad con la que se hace el servicio, pues sus famosas bebidas “lecheros” no se sirve si el comensal no sabe cómo debe ordenarla. Con un tintineo de la cuchara sobre el cristal, el comensal pide al mesero que le sirva esta bebida a base de café veracruzano y leche, y no puede solicitarla de otra manera.

Una herencia familiar que se distingue por ser una de las mayores referencias en México para degustar café, este sitio a pertenecido a la familia Fernández cuando en 1926, José Fernández Fernández adquirió el famoso local Gran Café de la Parroquia, ubicado en el centro del puerto jarocho y comenzó a consolidarse como una empresa familiar, confiable que se caracterizaba por enaltecer su identidad veracruzana. Por sus mesas han pasado todo tipo de personajes: Octavio Paz, José Luis Cuevas, El rey Juan Carlos I, el príncipe Eduardo de Inglaterra, Agustín Lara, María Félix son solo algunos de los más destacados.

Su actual dueño, Don Marcelino Fernández Rivero fue quien tuvo la inquietud de llevar su tradición a otros sitios y así, en 2004, por medio del modelo de franquicias, pudo abrir su primera sucursal, en Boca de Río, Veracruz. Entre sus principales motivos para adoptar este modelo de negocio fue su intención de llevar un poco de su estado a todo el país, por medio de la comida y el café típico de la región.

Actualmente cuenta con varias sucursales en el sur y centro del país: Cancún, Yucatán, Puebla y la Ciudad de México son los lugares que ya disfrutan del distinguido sabor del café con leche y un menú con sabor a puerto. Los planes de expansión de Don Marcelino no se detienen aquí, pues espera encontrar otras personas para seguir abriendo sucursales hacia el norte de la ciudad y con el tiempo, porque no, llevar el sabor del café veracruzano al mundo.

Crea un vínculo en tu empresa

 

El buen ambiente laboral es muy importante en cualquier empresa, desde la cordialidad y solidaridad con la que te comunicas con tus compañeros de oficina. Pero eso no se da de la noche a la mañana, debes de realizar acciones que generen esa empatía.

¿Te parece una buena idea un coffe break ejecutivo?, pues manos a la obra, acá algunos tips para organizarlo y crear un vínculo con las personas con quienes trabajas, según destinonegocio.com:

Cómo organizar un coffee break para empresas

El primer paso es entender el perfil del público al que le servirás un coffee break. Si vas a recibir invitados de una determinada región, por ejemplo, podrías organizar un coffee break temático, con sabores típicos de esa región.

Debes definir también un tiempo para la pausa. En general, un coffee break para empresas no dura más que 15 o 20 minutos. La duración te ayudará a definir las cantidades necesarias para la comida, pan de El Globo y bebida.

Finalmente, debes evaluar la estructura del espacio donde se servirá el coffee break. Lo ideal es que sea una sala anexa al lugar donde se realiza el encuentro principal.

Divide el espacio de manera que los utensilios (platos, cubiertos, servilletas, vasos, tazas) se encuentren en una mesa separada de la principal y coloca las bebidas en uno de los extremos. Limpieza y organización son fundamentales.

El primer paso es entender el perfil del público al que se le servirá el coffee break.

Qué servir en un coffee break de mañana

En este horario, lo mejor es servir alimentos que aporten energía para el día, lo que ayudará a mantener la atención de los invitados. Lo indispensable aquí es el café.

Además de agua, té, café y leche, en un buen coffee break de mañana no pueden faltar:

Minisandwiches (queso y jamón)

Petit fours (salados y dulces)

Bizcochos y cereales

Frutas estacionales

Qué servir en un coffee break de tarde

Para este momento, el coffee break puede ser más reforzado. Además de los ingredientes ya listados para la mañana, agrega:

Canasta de panes fríos

Pasteles diversos: chocolate, vainilla, otros

Minipanes dulces de chocolate y crema

Puedes también reemplazar el té o la leche por jugos naturales, dependiendo siempre de los invitados.

Qué servir en un coffee break de noche

Ahora se trata de organizar un servicio parecido al cóctel. Sirve principalmente frutas y bocadillos salados. Elige alimentos más livianos, de fácil digestión y retira de la mesa los cereales, la leche y el té, que no son habituales para ese horario.

Dependiendo del perfil de los invitados, puedes optar por servir bebidas alcohólicas. Un vino de calidad, espumante o cerveza artesanal pueden darle un toque de distinción al encuentro.

Cómo calcular la cantidad de un coffee break

Lo único que debes considerar aquí es la cantidad consumida por cada participante.

En líneas generales, el cálculo más adecuado para las cantidades es el siguiente:

Salados: cinco porciones por persona

Dulces: tres porciones por persona

Frutas: una porción por persona

Bebidas: 300ml por persona

Claro que las cantidades pueden variar un poco según el período del día y de la duración del evento y del coffee break.

 

 

Consejos para abrir una cafetería

servicios gastronómicos

Al pensar en negocios propios, las cafeterías son uno de los primeros negocios en que la gente piensa. Al igual que otros servicios gastronómicos, montar este tipo de proyectos lleva tiempo, esfuerzo y, ante todo, una planeación para que pueda crecer y prosperar.

Si estás pensando en abrir tu propia cafetería, pero no tienes idea de por debes de empezar, te dejo estos consejos que pueden orientarte.

Planificación, ante todo.

Tener un plan de negocios solidos es la base de cualquier empresa. No necesitas ser una persona con un título en administración, pero si estar muy consciente que la información que se colocará en este papel tiene que ser muy fiel a la realidad. En el debes de establecer un concepto claro, la rentabilidad de tu negocio, los clientes a los que aspiras, explorar a la competencia para conocer fortalezas y debilidades.

En este plan englobas todos los aspectos de tu empresa, desde su apertura, su crecimiento y las estrategias a llevar a cabo en caso de problemas o complicaciones para lograr las metas a corto, mediano y largo plazo.

Busca el inmueble adecuado

Otro de los factores que puede determinar el éxito de un negocio es su ubicación. Un local ubicado en una zona con afluencia de gente es más popular que aquel que se encuentra escondido entre calles. Tomarse el tiempo para escoger un local ubicado en una zona adecuada y que cuente con el espacio suficiente.

Así mismo debes de visualizar como se distribuirán las áreas de producción y el concepto para recibir a los clientes, cualquier idea debes anotarla en una lista y al final trabajarla para que tu negocio tome forma en el papel.

Financiación

Para montar un negocio es necesario conseguir capital de inversión. Por ello como emprendedor se debe tener el deber de buscar quien pueda apoyarnos. La primera zona de búsqueda se encuentra con los amigos y la familia, pero si ellos no pueden invertir, otra opción es un préstamo, actualmente existen empresas como Compartamos banco o planes de financiamiento por parte de los bancos que apoyan a las microempresas.

Proveedores

Internet es una gran ayuda actualmente, ya que permite hacer una búsqueda minuciosa y comparativa de posibles proveedores para el negocio. Como emprendedor debes de tener en cuenta todo lo que vas a necesitar, tanto materia prima como maquinas e instrumentos. Hacer una lista y buscar diferentes precios puede ayudarte a reducir costos y ayudarte durante los primeros meses.

Se positivo y exigente

Roma no se hizo en un día, y tampoco una cafetería. Al empezar tu negocio te deberás enfrentar con retos y tempestades que cualquier persona desearía evitar. Pero debes de mantenerte positivo ante ello y permanecer optimista. Tirar la toalla muchas veces parecerá la mejor opción, pero recuerda todo el trabajo y esfuerzo que hiciste para sacar tu empresa.