Franquicias MX: Una pizza mexicana

franquicias mx

Franquicias mx

La industria en nuestro país ha crecido, ahora, orgullosamente podemos decir que existen franquicias MX, su crecimiento ha sido a tal grado, que muchas de estas empresas son capaces de competir con rivales extranjeros, tanto en el mercado nacional como en el extranjero.

Cada marca busca superarse y reinventarse cada cierto tiempo para satisfacer las necesidades de sus consumidores y no quedar en el olvido. Una de las empresas que más ha destacado en este aspecto es el restaurante de comida rápida: Benedetti´s Pizzaque a pesar de su concepto, es 100% mexicana y actualmente cuenta con presencia en 15 estados de la república con más de 100 establecimientos.

¿Cómo inició este negocio?

Todo empezó por un viaje a Alemania, pues en este lugar el fundador de la empresa, José Felipe Guillermo Baeza Sánchez encontró una de sus pasiones: la comida italiana. A pesar de que el estaba estudiando la carrera de veterinaria y zootecnia, eso no fue impedimento para que a su regreso a México decidiera emprender el negocio que había ideado en el extranjero: un restaurante especializado en la comida italiana.

Así, en 1983 con una pequeña inversión decidió establecer un restaurante en el centro del estado de Colima, bautizándole como Giovanni´s. Durante dos años, el menú que manejó este comercio incluía una variedad de ensaladas, pastas y pizzas, un menú típico para traer un poco de Italia a México. Poco a poco fue abriendo más restaurantes en la zona, pero en 1985 decidió especializarse solamente en pizzas, así que antes de seguir creciendo, decidió eliminar del menú los demás platillos y cambiar el nombre a Benedetti´s. 

La evolución a franquicia

Hasta 1991, las sucursales que se habían inagurado en colima seguían perteneciendo a un mismo dueño. En este mismo año se concedió la primer franquicia, que se ubicó en Aguascalientes, entrando así en el modelo de franquicia. Para su décimo aniversario, la empresa celebraba con más de 25 unidades y restaurantes y para 2002 estaba festejando su sucursal número 100, todas ubicadas en las principales ciudades de la república: Aguascalientes, San Luis Potosí, el estado de México, Guanajuato, Michoacán, Morelos, Puebla, Yucatán, La Ciudad de México son solo algunos de los estados con más sucursales.

La empresa ha pasado por grandes cambios, como la renovación de su nombre, la estilización de su imagen corporativa y el ajuste de los servicios, para seguir brindado la calidad, rápidez, comodidad y seguridad de su servicio, garantías que desde el inicio ofreció su fundador.

Reconocimientos:

  • El Premio Nacional al Mérito Empresarial Restaurantero
  • Director de Servicios de Comida Rápida
  • Premio Nacional a la Franquicia de alimentos.

Aunque la empresa tiene presencia limitada en el norte del país, espera pronto llegar a más estado y con el tiempo, incluso explorar nuevas fronteras.

 

Wings Army: alitas con un toque militar

franquicias en mexico

Franquicias en mexico 

Aunque solo ha estado presente por unas cuantas décadas, los modelos de franquicias en México han crecido en varios sectores del mercado y la industria. Especialmente en el ámbito que compete a los restaurantes y cadenas de alimentos, que ha crecido gracias a diversos factores: el cambio en los hábitos de consumo, la demanda del cliente por nuevas experiencias, más allá del producto o servicio, la introducción de marcas extranjeras y nacionales, etc.

Gracias a estos factores, empresas como Wings Army entraron en el mercado mexicano con éxito y crecieron rápidamente, consolidándose como una de las marcas mexicanas de alitas más popular dentro de la República Mexicana, aunque, de hecho, la empresa no es tan vieja como muchas otras franquicias.

¿Cómo comenzó todo? 

Aunque la primera sucursal del la empresa se abrió en 2005, la idea nació un poco antes, cuando su fundador, Martín Santaella llevó a cabo un viaje familiar a Estados Unidos. En donde conoció el negocio de “las alitas”. Esta comida era poco común en México, así que decidió colocar un restaurante que se enfocará en ello, pero con un toque diferente. Ya que por esos años, entre los jóvenes era muy popular el estilo militar y el sitio que quería abrir estaba pensado para jóvenes, decidió combinar ambas ideas, con lo que nació Wings Army. 

Así, este negocio comenzó en su primera misión en tierras tapatías, un negocio familiar que se transformó a una de las principales sucursales del país en traer el concepto. Para 2013, la empresa ya contaba con 111 establecimientos, y actualmente cuenta con al menos 162 en el país, a las que se planea sumar entre 12 y 20 unidades más este año.

¿Cuáles son los factores que han influenciado esto?

El boom de las alitas fue un acontecimiento que llegó directamente de Estados Unidos, ya que en este sitio se desarrollaron negocios como Wing Stop, centros estilo “sport bar” que además de ofrecer alitas con diferentes aderezos y salsas, tenían selecciones de cerveza, elementos ideales para amenizar una tarde de compañeros de trabajo o amigos.

Al ser una novedad, México se convirtió en un mercado muy fértil, pero no fue la única causa. La renovación estratégica de la imagen de la marca, así como su menú y selección de cerveza (más de 100 marcas entre nacional e importada) le permitieron consolidarse en su sector e incluso convertirse en unos de los líderes de la categoría.

Franquicias MX: Sushi a la mexicana

Franquicias MX

Una de las pocas franquicias mx que ha sobrevivido a su fundador, su personalidad como marca y esencia del concepto han sido parte clave de que la empresa siga creciendo y sea un referente en México de como se construye y posiciona una idea de negocio desde cero. El día de hoy hablaremos de Sushi Itto, una empresa que desde hace 31 años ha estado presente en nuestro país y es un referente para muchos de cómo se debe concebir un negocio.

¿Cómo empezó todo?

Pues bien, todo empezó con una simple observación que hizo Alberto Romano hace tres décadas, cuando se percató de que la comida japonesa no algo que cualquier persona pudiera costearse sin dificultades. Entonces ¿Por qué no crear comida más accesible para el bolsillo del consumidor mexicano promedio?

Con esta idea en mente, la idea comenzó a gestarse. Gracias a que el sr. Alberto puso atención al cliente y escuchó sus necesidades (entre las cuales destacaba el uso de alimentos comunes en la región) comenzó a desarrollar un menú de rollitos de sushi que combinaba los ingredientes japoneses tradicionales con los alimentos que eran comunes para el paladar mexicano.

El primer local que se abrió de la marca se ubicó en el Paseo de las Palmas, dentro de la CDMX, La popularidad del negocio creció rápidamente, al ser un nicho creciente en el área, las personas en menos de un año ubicaban a la perfección la marca y el restaurante en muchas ocasiones no podía dar abasto a la demanda creciente de tantos clientes. Esto hizo que el emprendedor se planteara como satisfacer a tantas personas sin la necesidad de abrir un segundo local o expandir el restaurante que ya tenía, lo que involucraba cierres temporales o molestias.

Entonces pensó: Si no toda la gente podía entrar a su restaurante ¿Quién dijo que la comida no podía ir a sus comensales? Con la idea en mente, se abrió paso gracias al famoso servicio de “entrega a domicilio” que en ese momento solo era utilizada por algunos servicios de comida, como el de pizza. Así. en poco tiempo, su restaurante ya operaba con una barra de sushi para que las personas pudieras ver la preparación de los alimentos y consolidándose con la entrega de alimentos a domicilio.

Esta estrategia sigue implementándose, y fue tal su impacto, que gracias a ellas, al primer año de la apertura de su primer restaurante, se pudo comenzar la construcción para una segunda unidad. Para el siguiente año, la popularidad de la empresa fue tal que atrajo la atención de inversionistas y restauranteros que mostraron interés tanto por el concepto, como por el desarrollo de este dentro del modelo de franquicia. Así, el crecimiento empezó, a tal grado que hoy día con alrededor de 120 locales en 8 diferentes países.

La fundación de una franquicia de México muy conocida

Una de las franquicias de mexico que es muy conocida es la heladería “La michoacana”, es una empresa que sin planearlo, se ha convertido en una muestra de como una idea de negocio con potencial puede crecer y ser conocida como una de las marcas más queridas y apreciadas de su sector. ¿Cómo comenzó todo? ¿Dónde se inició su negocio? Pues bien, el día de hoy haremos un repaso por esta empresa y su proceso hasta el momento.

Como podrás presentir, sus origines se remontan al estado de Michoacán, de donde retoma su nombre, pero para ser más específicos, la historia de este negocio comenzó en la comunidad agrícola y ganadera de Tocumbo, en los años 40. Gracias a que la comunidad manejaba una gran variedad de productos lácteos por ser la ganadería una de sus principales fuentes de trabajo, no fue raro que diferentes personas desarrollaran sus propias recetas de helados y paletas con leche y frutas naturales. Aunque la historia de la michoacana esta un poco enredada gracias a varias personas que afirmaron en algún momento ser los “auténticos” fundadores de la primer tienda, lo único que se tiene claro son los siguientes hechos.

Rafael Malfavón Villanueva quien vio en las recetas un potencial para crear un negocio y así generar empleos entre los habitantes que comenzaban a mostrar los primeros signos de emigración para buscan una mejor fuente de ingreso económico.

Es así como en 1942 fundó el primer local de paletas y helados en el pueblo de Tocumbo, pero este todavía no llegaba a tener el nombre actual de la empresa. Con la apertura de esta tienda, comenzó a dar empleos a habitantes de la comunidad que ya se dedicaban a la venta de manera más pequeña y sin una ganancia fija. Según cuentan, Ignacio Alcázar, quien fuera uno de sus trabajadores y también se le ha denominado como un fundador, tomo una gran cantidad de dinero de la tienda y se fue rumbo a la Ciudad de México, en donde abrió su propia paletería con dicho dinero.

Tiempo después, cuando su negocio prospero,  regresó a su pueblo, en donde devolvió saldo la cuenta pendiente que tenía con el Sr. Rafael, y además ofreció un sistema de préstamo para las personas que querían abrir su propia heladería tanto en la zona como en otros lugares del estado. Aunque las tiendas fueron abiertas con diferentes nombres, uno de los más usados fue “La michoacana” el cual fue usado posteriormente para darle uniformidad al negocio que en un inicio había sido una manera de evitar la emigración a Estados Unidos y ayudar a las familias para subsistir.

Este fue el inicio de la marca, pero se habla de que hubo muchas fases antes de convertirse en una franquicia reconocida a nivel nacional.

 

El aroma del un café que esta creciendo

Si pones en tu buscador de Internet “busco franquicias” seguramente uno de los primeros resultados que encuentran es la página de la empresa mexicana Café Punta de cielo, que en poco más de 10 años ha logrado crecer y consolidarse como una marca de prestigio en nuestro país. Pero como toda gran empresa, tuvo unos primeros pasos, una historia que merece conocerse.

Desde 1998, Pablo González Cid, comenzó a colocar su café en la cadena de hoteles Grupo Posadas, pero su idea de negocio empezó desde que era más joven. A los 19 años, tras un comentario que hizo una antigua novia, Pablo comenzó a hacer experimentos para envasar el café recién tostado y que pudiera conservar a la perfección su sabor y aroma tan característico sin importar que no fuera recién molido.

Su sueño de emprendimiento, como muchos otros, estuvo llenos de tropiezos, pero gracias a su motivación y empeño personal, siguió adelante, aprendiendo de cada error y buscando siempre mejorar, teniendo en mente ofrecer un producto diferente y atractivo, que pudiera satisfacer a los amantes del buen café. Su empeño en seguir con su idea lo llevo a dejar truncos sus estudios universitarios en la licenciatura de administración de empresas y abandonar su trabajo en una casa de bolsa para dedicarse por completo al desarrollo de su idea y la consagración de la empresa.

En su momento, no había incubadoras de empresas, ni apoyo para el crecimiento de la pequeña empresa, pero sabía que quería ser dueño de su propio tiempo y no dar su tiempo a alguien más.  Su verdadero sueño empezó gracias a través de un negocio de sus padres, quienes invirtieron en una franquicia de café llamada Gloria Jeans. Llegaron a tener un total de 7 sucursales a su cargo y con ello, Pablo vio el potencial de la industria en México. Así, se dispuso a visitar fincas cafetaleras en el país, además de Brasil, Costa Rica y se dedicó a tomar Estados Unidos y Europa para saber más sobre este sublime arte.

Así, desarrollo pods, capsulas de papel filtro con la cantidad exacta de café para hacer un expresso, además de café enlatado que conservaba el aroma de los granos recién tostados Con esto y un libro publicado especializado en el café, decidió que era un momento adecuado para abrir tiendas con un concepto del café mexicano diferente. Así nació Punta del cielo.

Actualmente, la empresa tiene más de 200 sucursales en toda la república mexicana y cuenta con dos en el extranjero: Una en Madrid, España y otra en Hong Kong, China.