Bebidas,Cafetería,Emprendimiento,Franquicia

El aroma del un café que esta creciendo

9 Ago , 2018  

Si pones en tu buscador de Internet “busco franquicias” seguramente uno de los primeros resultados que encuentran es la página de la empresa mexicana Café Punta de cielo, que en poco más de 10 años ha logrado crecer y consolidarse como una marca de prestigio en nuestro país. Pero como toda gran empresa, tuvo unos primeros pasos, una historia que merece conocerse.

Desde 1998, Pablo González Cid, comenzó a colocar su café en la cadena de hoteles Grupo Posadas, pero su idea de negocio empezó desde que era más joven. A los 19 años, tras un comentario que hizo una antigua novia, Pablo comenzó a hacer experimentos para envasar el café recién tostado y que pudiera conservar a la perfección su sabor y aroma tan característico sin importar que no fuera recién molido.

Su sueño de emprendimiento, como muchos otros, estuvo llenos de tropiezos, pero gracias a su motivación y empeño personal, siguió adelante, aprendiendo de cada error y buscando siempre mejorar, teniendo en mente ofrecer un producto diferente y atractivo, que pudiera satisfacer a los amantes del buen café. Su empeño en seguir con su idea lo llevo a dejar truncos sus estudios universitarios en la licenciatura de administración de empresas y abandonar su trabajo en una casa de bolsa para dedicarse por completo al desarrollo de su idea y la consagración de la empresa.

En su momento, no había incubadoras de empresas, ni apoyo para el crecimiento de la pequeña empresa, pero sabía que quería ser dueño de su propio tiempo y no dar su tiempo a alguien más.  Su verdadero sueño empezó gracias a través de un negocio de sus padres, quienes invirtieron en una franquicia de café llamada Gloria Jeans. Llegaron a tener un total de 7 sucursales a su cargo y con ello, Pablo vio el potencial de la industria en México. Así, se dispuso a visitar fincas cafetaleras en el país, además de Brasil, Costa Rica y se dedicó a tomar Estados Unidos y Europa para saber más sobre este sublime arte.

Así, desarrollo pods, capsulas de papel filtro con la cantidad exacta de café para hacer un expresso, además de café enlatado que conservaba el aroma de los granos recién tostados Con esto y un libro publicado especializado en el café, decidió que era un momento adecuado para abrir tiendas con un concepto del café mexicano diferente. Así nació Punta del cielo.

Actualmente, la empresa tiene más de 200 sucursales en toda la república mexicana y cuenta con dos en el extranjero: Una en Madrid, España y otra en Hong Kong, China.