La cocina de un restaurante: donde comienza la magia

obra civil restaurantes

Obra civil restaurantes 

Un restaurante no puede funcionar si no cuenta con la cocina adecuada, ya que este es el núcleo del sitio y permite el flujo constante de cualquier establecimiento. Por ello, ya sea que se construya desde cero el área o se adecue el espacio como parte de la obra civil del restaurante, diseñarla desde cero permiten pensar en la funcionabilidad del lugar y que este no entorpezca el trabajo.

Pero ¿Cómo debe organizarse la cocina de tu restaurante para sacar la máximo provecho del área? Esto depende de los diferentes servicios que ofrezca el establecimiento. El orden también depende del espacio del que se disponga y las personas que estarán trabajando dentro del sitio.

Lo ideal es distribuir el lugar por zonas, la cantidad de zonas depende de el tipo de restaurantes y el menú que maneje, entre las más populares se encuentran:

Zona de frío

En este sitio serán preparados los platillos fríos, como las ensaladas, las entradas y las salsas o guarniciones. Es recomendable que esta zona se encuentre lo más próxima a la zona de refrigeradores o neveras y se recomienda tener en el área los respectivos utensilios  para elaborar este tipo de alimentos.

Zona de calor

En este espacio se deben colocar los diferentes muebles como freidoras, hornos, fogones, planchas pues en esta zona se elaboran todos los platos calientes.

Zona intermedia

Esta es la zona previa para la presentación de los platillos a los comensales. En esta área se hace lo que se conoce como “montaje”, es decir se le da la presentación a la comida. Se recomienda que este espacio se encuentre lo más cerca posible de la puerta que conecta la cocina con el resto del restaurante, y se recomienda tener al alcance en esta área todo tipo de vajillas, cubiertos, fuentes, salseras, tazas, etc.

Zona de lavado 

En esta área no solo se deben limpiar todos los utensilios que se emplean en la cocción y el montaje, sino que debe tener todos los utensilios necesarios para mantener en optimas condiciones la cocina, por el hecho de que es el área que se encuentra en constante contacto con alimentos. Lo recomendable es tener esta área en una zona de salida, pues así, los empleados pueden tomar las medidas de higiene necesarias antes de entrar en contacto con la comida y los utensilios.

Zona de despensa

Aquí, el orden es la clave para su correcto funcionamiento. además de la mejor conservación de los productos. Si la mayoría de los alimentos necesitan una temperatura de templada a fría, lo recomendable es tenerla cerca del área de refrigeradores. Si se quiere tener un control de rigor, es importante implementar un sistema de inventario.