Uncategorized

Cómo sorprender a un joven de 18 años

14 Sep , 2017  

Hola a todos los que están visitando mi blog. A los viejos acompañantes que han seguido mi trayectoria, y a los nuevos que apenas están conociéndome. Les aseguro que no se sentirán defraudados, y cada recomendación que aquí se hace sirve para algo o para alguien. ¡Así que comencemos!

Son clásicos los mariachis para eventos, al menos aquí en México. En serio, puede ser de manera planeada o hasta espontanea. Te diré por qué lo diré, mi familia es enorme, variada y extremadamente unida. Te lo juro, son unos muéganos que todo el tiempo tienen cada ocurrencia que no puedes ni imaginártelo, hemos bailado en el hospital mientras mi abuela estaba ahí en sus rondas de ejercicio, hemos tenido hasta cuatro recalentados seguidos porque nos encanta la fiesta y la pachanga, ha habido tantas bodas que he tenido que anotarlas para acordarme, y cuando toda la familia se reúne se necesita a fuerza rentar un salón de fiestas, porque simplemente no cabemos.

mariachis-en-df

Perdona el preámbulo tan grande, pero tenía que ponerte en contexto para que pudieras entender lo que a continuación viene. Era el cumpleaños 18 de mi hermano, quien era el típico deportista popular que siente que el mundo no lo merece, y que está acostumbrado a ser alabado por sus habilidades, el capitán del equipo, ¿ya sabes no? El típico protagonista de una película romántica juvenil de Netflix, juro que solamente aceptó el súper festejo que mi mamá le organizó por dos razones. La primera porque la adora, y jamás ha podido decirle que no, nadie se niega a las peticiones de esa tierna señora; la segunda, porque era su mayoría de edad y mi familia se toma muy en serio eso, tanto en los banquetes que preparan, como en los regalos que le proporcionan.

Lo que jamás se esperó fue la ocurrencia que mis tías le tenían preparada, ellas contrataron a Mariachis en df para llevarle toda una serenata. Entonces tenías al adolescente insoportable, apretado en la casa con estos artistas inundando el lugar, mientras cada prima y tía lo sacaba a bailar para la risa de todos. El pobre solamente sonreía forzadamente, pero no pudo negarse a bailar con cada familiar que se lo pedía. Nadie podía con la risa, y el cumpleañero tuvo que admitir su derrota y unirse a las risas, porque no le quedaba de otra. Jamás se planeó ese regalo, ese día se le ocurrió a una tía, llamó rapidísimo, y consiguió que seis mariachis vinieran a bajarle los humos a un joven y recordarle que seguía siendo miembro de la familia más alocada de todo México, ni sus mil medallas iban a poder cambiar eso.

Deja un comentario en la parte inferior de la página si te pareció interesante esta información y te responderé enseguida. Por favor, comparte con todos tus amigos en tus redes sociales si crees que a ellos les puede interesar o servir. Muchísimas gracias por leerme, y no olvides estar al pendiente de la información que estaré trayendo para ti. ¡Hasta la próxima!

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]