Consejos para abrir un restaurante

Dentro de la esfera gastronómica existen muchas oportunidades que aseguran a los emprendedores grandes éxitos. Por ello, cada vez son más las personas que buscan establecer una empresa en este sector y abrir un restaurante. Por eso nos dimos a la tarea de buscar asesoría de restaurantes que comenzaron desde cero, para saber algunas claves y consejos sobre cómo empezar en este noble mercado.

Lo primero y más importante, es tener en cuenta que el proyecto para montar un restaurante debe ser, ante todo, algo que te apasiona y que quieres intensamente. Tú, más que nadie, debe amar el proyecto y creer en todo el potencial que tiene. Montar un restaurante requiere algo más que ganas, lleva tiempo, esfuerzo y dedicación. No es un proyecto que va a nacer por generación espontánea. Para que puedas crear un restaurante, debes de decidir desde el comienzo el concepto, y estilo que tendrá, pues es uno de los pilares para comenzar el largo camino hasta su consolidación.

También debes elegir si lo que quieres es abrir tu propio restaurante o la opción de adquirir una franquicia es mejor. Ambas ideas son buenas, pero los riesgos y beneficios entre una y otra pueden variar, debes tener en cuenta lo que tu estas buscando como negocio propio y elegir de acuerdo a tus necesidades.

Tener en cuenta la ubicación y el público al que irá elegido también debe considerarse al momento de desarrollar un plan de negocios. Hacer una planeación que abarque un previo estudio de mercado, el equipo y abastecimiento que será necesario, el reclutamiento, la capacitación y el servicio que se planea ofrecer en el restaurante es una manera de cubrir todos los rubros y prevenir futuros contratiempos que estén relacionados directamente con el presupuesto y los gastos imprevistos.

Para montar un negocio, debemos de recordar que también deben hacerse trámites legales, como licencias de obras, en caso de que el local requiera modificaciones, un certificado que abale en registro de la empresa ante los órganos locales y federales correspondientes, certificaciones de condiciones de salubridad necesarios, así como un certificado de manipulación de alimentos.

Las grandes franquicias como KFC empezaron igual que cualquier otro negocio, como un pequeño negocio propio que hoy es considerado uno de los grandes en la industria de la comida rápida a nivel global. Otros negocios, a pesar de que no cuentan con este modelo de negocio, han sido tan populares que gente de todas partes viaja para visitarlos. Lo común entre estas dos personas fue la planeación y esfuerzo que invirtieron en volver una idea en una forma para vivir.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]