Historia del croissant

croissant de mantequilla rellenos

El pan ha sido fundamental para las personas a lo largo de la historia, sobre todo porque en muchas ocasiones ha desarrollado un nivel simbólico o innovado en la cocina. Esto ocurrió mucho en Francia, país que se ha vuelto un ícono en la panadería y repostería a nivel mundial.

Elementos como el faluche, brioche, galette y el croissant de mantequilla rellenos son fundamentales para la cocina francesa; a pesar de que este último es de origen austriaco la receta se innovo en Francia y es recordado como una pieza fundamental de la repostería de este país.

Cabe señalar que el croissant se originó en el S.XVII durante el conflicto Bélico que surgió por parte del Imperio Otomano, la historia menciona que los Otomanos trataron de conquistar la ciudad de Viena, misma que se encontraba amurallada, así que se cavaron túneles para ingresar al recinto.

A pesar de ello, no contaban con que los panderos avisarían al pueblo entero pues se encontraban preparando a altas horas de la noche el pan; por lo cual se pudo proteger la ciudad. Como conmemoración de lo sucedido se creo un pan en forma de media luna creciente.

No fue hasta la llegada de María Antonieta a finales del S.XVII que aparecieron estos panes en Francia, se debió a su amor hacía ellos, al igual que el chocolate y el café. No tardó en volverse popular en el país, mucho menos de producirse a gran escala y modificar la receta, con lo que es usual atribuir el producto a Francia y no Austria.

La evolución de este tipo de pan se ha desarrollado por muchos años, y se ha renombrado por varios años, según el área del mundo en el que se encuentre. Su principal variante es el croissant tradicional, elaborado con harina, huevo, azúcar, levadura, mantequilla, sal y agua, con una cobertura de almíbar. La consistencia suele ser un cuerpo tierno y cuernos crujientes.

Dentro de sus otras variantes se hallan los de mantequilla que cambia la cobertura por precisamente, mantequilla; el de almendras que se volvió típico de Francia, aunque no es tan común encontrarlo fuera del país de procedencia.

El croissant relleno, suele ser el favorito de todos y el más común de encontrar en panaderías, lo usual es que el relleno sea de chocolate aunque puede usarse cajeta. No importa la variedad que se elija a la hora de la comida, sino disfrutar este histórico pan.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]