La comida reconforta el estómago y el corazón

 

 

La enfermedad Parkinson afecta a alrededor de 6.2 millones de personas en el mundo. No se trata de un padecimiento mortal, pero sí afecta la calidad de vida de las personas que lo padecen, incluso la de sus familiares. Se trata del segundo padecimiento degenerativo mas frecuente en México, luego del Alzheimer.

Asimismo, el mantener una buena alimentación ayuda siempre en los problemas de salud, y es que quien no disfruta del deleite de comer su platillo favorito. Ante ello y para brindarle una comida más apetitosa al paciente se presentó la iniciativa El Placer de Comer con Parkinson, en estos proyectos gastronomicos participaron chefs, nutriólogos y neurólogos quienes desarrollaron el primer libro de recetas para pacientes.

En México, si bien no existen estadísticas de la prevalencia de la enfermedad, según la Guía de Práctica Clínica Diagnóstico y Tratamiento para Parkinson, publicada en 2010 por la Secretaría de Salud, se estima que hay más de 250 mil mexicanos que luchan día a día contra los múltiples síntomas de este padecimiento y se estima que para el año 2030 se podría duplicar el número.

“Muchas veces cuando hablamos de nutrición ante alguna enfermedad específica, sea Parkinson o cualquier otra, nos olvidamos de la parte placentera que es el comer, cuando pensamos en una dieta para un paciente lo primero que se nos viene a la mente, es la comida de hospital con tan mala reputación”, comenta el Dr. Rodrigo Lloréns Arenas Neurólogo con alta especialidad en enfermedad de Parkinson y Trastornos del Movimiento.

“El comer tiene dos misiones por demás importantes. Primero, proporcionarle al organismo todos los nutrientes que necesita para vivir y conservar la salud y la segunda, proporcionar el placer de comer”, se lee en el prólogo de la publicación, siendo conscientes de que los cinco sentidos trabajan para lograrlo en una forma precisa y ordenada; para que el organismo y el cerebro formen sensaciones de placer, ¿no sería afortunado que estos bienes los reciba una persona que está en tratamiento de una enfermedad?

El también miembro del Grupo Mexicano de Estudio de Movimientos Anormales y participante de esta publicación, platica que el proyecto comenzó con la reunión de un grupo grande de pacientes y sus familias para tratar de identificar cuáles eran las necesidades no cubiertas de los pacientes, más allá de los medicamentos, qué faltaba para sentirse bien, reintegrarse a su vida y el tema número uno fue nutrición.

 

Con información del portal del diario El Economista.com

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]