La fundación de una franquicia de México muy conocida

Una de las franquicias de mexico que es muy conocida es la heladería “La michoacana”, es una empresa que sin planearlo, se ha convertido en una muestra de como una idea de negocio con potencial puede crecer y ser conocida como una de las marcas más queridas y apreciadas de su sector. ¿Cómo comenzó todo? ¿Dónde se inició su negocio? Pues bien, el día de hoy haremos un repaso por esta empresa y su proceso hasta el momento.

Como podrás presentir, sus origines se remontan al estado de Michoacán, de donde retoma su nombre, pero para ser más específicos, la historia de este negocio comenzó en la comunidad agrícola y ganadera de Tocumbo, en los años 40. Gracias a que la comunidad manejaba una gran variedad de productos lácteos por ser la ganadería una de sus principales fuentes de trabajo, no fue raro que diferentes personas desarrollaran sus propias recetas de helados y paletas con leche y frutas naturales. Aunque la historia de la michoacana esta un poco enredada gracias a varias personas que afirmaron en algún momento ser los “auténticos” fundadores de la primer tienda, lo único que se tiene claro son los siguientes hechos.

Rafael Malfavón Villanueva quien vio en las recetas un potencial para crear un negocio y así generar empleos entre los habitantes que comenzaban a mostrar los primeros signos de emigración para buscan una mejor fuente de ingreso económico.

Es así como en 1942 fundó el primer local de paletas y helados en el pueblo de Tocumbo, pero este todavía no llegaba a tener el nombre actual de la empresa. Con la apertura de esta tienda, comenzó a dar empleos a habitantes de la comunidad que ya se dedicaban a la venta de manera más pequeña y sin una ganancia fija. Según cuentan, Ignacio Alcázar, quien fuera uno de sus trabajadores y también se le ha denominado como un fundador, tomo una gran cantidad de dinero de la tienda y se fue rumbo a la Ciudad de México, en donde abrió su propia paletería con dicho dinero.

Tiempo después, cuando su negocio prospero,  regresó a su pueblo, en donde devolvió saldo la cuenta pendiente que tenía con el Sr. Rafael, y además ofreció un sistema de préstamo para las personas que querían abrir su propia heladería tanto en la zona como en otros lugares del estado. Aunque las tiendas fueron abiertas con diferentes nombres, uno de los más usados fue “La michoacana” el cual fue usado posteriormente para darle uniformidad al negocio que en un inicio había sido una manera de evitar la emigración a Estados Unidos y ayudar a las familias para subsistir.

Este fue el inicio de la marca, pero se habla de que hubo muchas fases antes de convertirse en una franquicia reconocida a nivel nacional.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]