La receta secreta

Donas congeladas

¿Alguna vez has leído o visto Como Agua para Chocolate? Ya sé que se antojaron unas donas congeladas con un delicioso chocolate, pero no, estamos hablando de la historia culinaria con una pizca de drama y dos litros de cultura mexicana.

Si no la conoces te contaré un poco de este delicioso relato; y es que cada capítulo inicia con la receta de un platillo. En tiempo de antaño, los hijos menores se les tenía prohibido el amor en pareja, puesto que su deber era quedarse a cuidar por siempre a sus padres.

Esta trama se desarrolla en Piedras Negras, Coahuila, en la época de la Revolución Mexicana. La historia comienza con el nacimiento de Tita, la hija menor, quien a los 15 años se enamora pero no puede concretar su deseo por esta horrible tradición, pues por ser la hija más pequeña, estaba destinada a cuidar de su madre hasta la muerte.

Su madre, decide que la esposa ideal para ese galán era su otra hija, por lo que se casan y tienen un hijo. Años más tarde, a raíz de algunos eventos desafortunados, Tita comienza a expresar sus pesares o sus alegrías en la cocina, encontró esta forma para lograr sacar sus sentimientos y alivianar sus penas.

Se trata de una hermosa novela que explora la cocina mexicana, es una historia de amor y desamor, del resentimiento y del perdón, de cómo llegar a la felicidad. Sufres con la protagonista, te deleitas con la descripción de los platillos, se te hincha el corazón de amor con los pasajes ahí escritos.

Pero entiendes una cosa, lo que te dicen las abuelas de que solamente debes seguir las recetas de cocina, y todo es fácil, eso que siempre escuchamos, es una vil mentira. Por supuesto que no siempre todo es tan sencillo, se involucran muchos elementos que no se nos dice, como el talento, la pasión por la cocina, la calidad de los productos.

O simplemente hay muchos tecnicismos en las recetas, como los baños maría, o saber desvenar chiles. Y aunque ya hay tutoriales de Youtube, eso no le quita lo tedioso al proceso.

En el libro se describe como Tita (la protagonista) logra hacer las mejores recetas con solo aceite de oliva, un pollo y pétalos de rosa. Mientras que su hermana no logra ni cocer el arroz, a pesar de tener todo a su alcance, y todas las recetas de su hermana. Y es que no cualquiera puede cocinar platillos deliciosos, se requiere de talento, sentidos finos del olfato y el gusto, el amor y hasta el estado de ánimo con el que cocines.

Así pasa con todo en la vida, todos tenemos ese espacio en el que podemos destacar, en el que podemos desarrollar las habilidades innatas, y expresar nuestros sentimientos. Ya sea con una canción, o una melodía en el piano, una fotografía, o hasta la creación de un nuevo platillo. Pero siempre hay un espacio para todos, y es imposible que logremos ser buenos en cada aspecto.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]