Las ventajas de un buen ambiente laboral

Hola a todos los que están visitando mi blog. A los viejos acompañantes que han seguido mi trayectoria, y a los nuevos que apenas están conociéndome. Les aseguro que no se sentirán defraudados, y cada recomendación que aquí se hace sirve para algo o para alguien. ¡Así que comencemos!

En mi oficina —ya soy Godínez y aún es entre emocionante y triste poder decirlo— están buscando un nuevo enfoque en el interiorismo. Las losas del piso están un poco viejas, las paredes tienen un blanco pardusco que no está ayudando en nada al estado de ánimo de los trabajadores y las vitrinas dejaron de tener orden hace muchos años. El lugar no es feo, no me malentiendas, pero si se nota en algunas grietas, o en zonas que se han despintado el paso del tiempo, el cual nunca es beneficioso.

La decisión se tomó porque las personas que allí laboran se estaban volviendo más apáticas, estaban tardando cada vez más en las comidas, y se sentían incómodas porque el lugar no era nada alegre. Estaban en una situación crítica, y el jefe tomó una decisión. Tal vez no iba a invertir lo que Google en sus oficinas, con toboganes, colores brillantes en todo el lugar, sillones y hasta camas para descansar. Por supuesto que no podía tener tanta suerte, y son pocas las empresas que se están atreviendo a esto.

interiorismo

No obstante, contrató a una empresa llamada Interiorismo e hizo un trabajo espectacular. Dejó de tener una apariencia aburrida, le pusieron un verde muy bonito que le dio vida a las paredes sin resultar chocante a los ojos, había puertas de vidrio lo que hacía que se conservara un aire de elegancia en todo el lugar, pero sobre todo de frescura. Estar en la oficina se sentía como una bocanada de aire fresco, de libertad y resultaba menos opresivo estar tantas horas ahí metidos.

La mejor decisión, no diré como un infomercial que desde ese día nuestra vida cambió, todos siempre llegábamos con sonrisas en el rostro, y cantando melodías porque así no es la realidad, aunque tengas el mejor trabajo del mundo, pero sí se sentía menos apatía de todos, ya no resultaba chocante tener que estar en un lugar que estaba cayendo en lo descuidado. Luego no nos damos cuenta de las razones de nuestro mal humor, pero a veces son el cúmulo de pequeños detalles.

Deja un comentario en la parte inferior de la página si te pareció interesante esta información y te responderé enseguida. Por favor, comparte con todos tus amigos en tus redes sociales si crees que a ellos les puede interesar o servir. Muchísimas gracias por leerme, y no olvides estar al pendiente de la información que estaré trayendo para ti. ¡Hasta la próxima!

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]