Comida

¡Tacos, enchiladas, pozole, pásele!

2 Abr , 2018  

La comida típica mexicana es ícono de la cultura y tradiciones, pues los ingredientes y la forma de preparar y de presentación son únicos ya sea con cuadritos de sabor Knorr o con caldito de pollo recién hecho. Así que, en ese tema, los mexicanos nos ponemos solitos los uniformes de chef y representamos dignamente la escena gastronómica nacional.

Pozole

Esta contundente sopa, cuyo ingrediente base es el maíz y según la región se le agrega el tipo de carne y de ingredientes complementarios, puede ser disfrutada a lo largo de todo el territorio.

El pozole consiste en la cocción del cacahuacintle, un tipo de maíz de grano grande que para este plato debe ser cocido en dos fases diferentes durante varias horas. Una vez que está listo este proceso (cuando los granos estallan a manera de flor), se agrega la carne y, según los gustos, otros condimentos para darle sabor y color.

Una vez servido, el pozole se acompaña de complementos que se agregan al gusto como aguacate, lechuga, rábano, queso, chicharrón y, por supuesto, chile en salsa o en polvo para darle su toque picante. Y como es costumbre en todo México, entre los acompañantes también habrá tortillas con guacamole.

Mole

Es una de las preparaciones más exóticas de México y se caracteriza por contar siempre con diversos tipos de chile, especies aromáticas bastante fuertes y semillas entre sus ingredientes, que son molidos en metates o morteros de piedra.

Aunque también se consume en casi todo el país, el mole poblano (de Puebla) es uno de los más reconocidos a nivel local e internacional ya que, además de los ingredientes básicos, tradicionalmente se ha preparado con otro muy particular: el cacao amargo.

Otro estado que sobresale por su diversidad en la preparación de moles es Oaxaca, que según se rumora tiene una receta diferente por ciudad o región. Prepara entonces tu paladar para disfrutar de una explosión de sabores que puede mezclar el picante del chile con el de jengibre, el aroma del chocolate con el de las almendras, la dulzura de las pasas con la del clavo de olor…

Enchiladas

En cualquier país del mundo donde haya un restaurante mexicano se preparan enchiladas, así que todos estamos familiarizados con su presentación e ingredientes, pero su exquisito sabor original solo lo encontraremos a lo largo de México.

Este plato consiste en tortillas suaves de maíz rellenas de res, pollo, pavo o cerdo, y queso. Encima se complementan con alguna salsa, que puede ser de fríjoles, chiles, más queso, crema o algún tipo de mole, y se acompañan con algunas verduras frescas como jitomate, lechuga en tiras delgadas, cebolla picada o guacamole.

Así como en la mayoría de platillos, cada región o estado tiene su manera de prepararlas y en la ciudad de Colima, un importante destino turístico del país, se prepara una tipo de enchilada dulce con piloncillo (panela) y pasas que difícilmente encontrará en otro lugar del mundo.

 

Uniformes Rousseau

 

Chiles en nogada

Preparado con el famoso chile poblano, una variedad bastante grande y poco picante, este plato ha representado a la gastronomía mexicana a nivel internacional por ser la delicadeza de sus sabores y lo llamativo de su presentación.

Para el relleno se prepara un guisado de carne de cerdo y/o res, acompañado de frutos como plátano, manzana, pera o durazno, mientras que la salsa que lo cubre está hecha a base de nueces de castilla.

Al momento de servirlo, el plato es decorado con perejil y granada para representar los colores de la bandera de México, por lo que la época del año cuando más se consume es durante las fiestas patrias, en septiembre.

Ten en cuenta que la combinación del tan mexicano chile con lo que alguna vez fue un fruto exótico traído por los españoles, es una clara muestra de la fusión de costumbres a raíz de la colonia.

Tacos de carnitas

En la manufactura de las carnitas se emplea carne fresca del animal y pueden ser todas sus partes, incluidas las vísceras. Una vez que se tiene la carne bien limpia, oreada y seca, se debe freír, o confitar, en abundante manteca de cerdo a fuego muy lento (no debería siquiera generar burbujas) durante bastante tiempo, hasta que adquiera el término deseado.

Esta técnica no se usa únicamente para las carnitas de México ya que en muchos países así también se cocinan tanto el cerdo, como el pato, el ganso y hasta pollos. Esta era una manera de preservación de los alimentos, que una vez confitados se guardaban embebidos en su propia grasa, evitando así su descomposición.

Actualmente lo que se busca es que la carne se cocine sin perder sus jugos, dorada en el exterior, fresca y rica en su interior; está comprobado que con este procedimiento lo que sale de la carne al cocinarse es toda su grasa.

 

Con información del portal Viajala.com

Facebook Comments