Un café con historia y sabor veracruzano

Una de las franquicias en México que más ha crecido en los últimos años ha sido “La parroquia de Veracruz”, un café que no solo es popular por su historia, sino que ahora se ha diversificado y consolidado como una de las empresas mexicanas más sobresalientes de nuestro país.

¿Cómo inició?

Un local ubicado en el puerto de Veracruz, este establecimiento se distingue no solo por tener más de 40 años de vida o porque por él han circulado distinguidos personajes de la política, la farándula e incluso de la realeza, sino por la tradición que ha resguardado. Este local es famoso por su historia y la curiosidad con la que se hace el servicio, pues sus famosas bebidas “lecheros” no se sirve si el comensal no sabe cómo debe ordenarla. Con un tintineo de la cuchara sobre el cristal, el comensal pide al mesero que le sirva esta bebida a base de café veracruzano y leche, y no puede solicitarla de otra manera.

Una herencia familiar que se distingue por ser una de las mayores referencias en México para degustar café, este sitio a pertenecido a la familia Fernández cuando en 1926, José Fernández Fernández adquirió el famoso local Gran Café de la Parroquia, ubicado en el centro del puerto jarocho y comenzó a consolidarse como una empresa familiar, confiable que se caracterizaba por enaltecer su identidad veracruzana. Por sus mesas han pasado todo tipo de personajes: Octavio Paz, José Luis Cuevas, El rey Juan Carlos I, el príncipe Eduardo de Inglaterra, Agustín Lara, María Félix son solo algunos de los más destacados.

Su actual dueño, Don Marcelino Fernández Rivero fue quien tuvo la inquietud de llevar su tradición a otros sitios y así, en 2004, por medio del modelo de franquicias, pudo abrir su primera sucursal, en Boca de Río, Veracruz. Entre sus principales motivos para adoptar este modelo de negocio fue su intención de llevar un poco de su estado a todo el país, por medio de la comida y el café típico de la región.

Actualmente cuenta con varias sucursales en el sur y centro del país: Cancún, Yucatán, Puebla y la Ciudad de México son los lugares que ya disfrutan del distinguido sabor del café con leche y un menú con sabor a puerto. Los planes de expansión de Don Marcelino no se detienen aquí, pues espera encontrar otras personas para seguir abriendo sucursales hacia el norte de la ciudad y con el tiempo, porque no, llevar el sabor del café veracruzano al mundo.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]